Panamá,25º

07 de Dec de 2019

Nacional

Multan a Alstom con $20.8 millones en Reino Unido por falsear consultorías en caso internacional de sobornos

La multinacional aceptó el pago de sobornos para adjudicarse algunos contratos de transporte en países europeos, según la fiscalía británica

Trabajadores apostados fuera de la sede de Alstom en París.

Alstom Network UK Ltd, la filial de la francesa Alstom en Reino Unido, fue sentenciada a pagar 16.4 millones de euros (unos 18.04 millones de dólares) por conspiración para cometer actos de corrupción en un contrato de trenes en Túnez.

El veredicto fue anunciado este lunes 25 de noviembre por la Oficina de Fraude Superior, que es una unidad especial del sistema judicial británico para casos de alto perfil. La investigación contra Alstom inició en 2009 por información que provino de la fiscalía suiza y que abarcaba las actuaciones de las divisiones de energía y trenes de Alstom en 30 países, incluyendo Francia, Canadá, Estados Unidos, Dinamarca, Hungría, Austria, Slovenia, República Checa, India, Suecia, Lituania, Suiza, Túnez, entre otras que no especificó la fiscalía londinense en su comunicado.

Alstom fue la misma que proveyó todos los vagones de trenes para las líneas 1 y 2 del Metro de Panamá, además, se adjudicó recientemente otro contrato por mantenimiento pesado a los vagones, valorado en $7.3 millones.

En el caso llevado adelante por el Reino Unido, Alstom fue condenada en abril de 2018 por falsear documentos de soporte para justificar una supuesta consultoría a una compañía llamada Nevco Inc. Por 2.4 millones de euros, pero que en realidad era una fachada para ocultar sobornos para asegurarse un contrato por 79.9 millones de euros con Transtu, la compañía que opera el metro en Túnez.

Dos ejecutivos de la compañía también fueron procesados en relación al caso de Túnez, Graham Hill y Robert Hallett, quienes además fueron procesados por supuesta corrupción en contratos de transporte en India y Polonia.

En Lituania, Alstom pagó 5 millones de euros para asegurarse un contrato de 240 millones para una planta de energía, según la fiscalía londinense.

A pesar de que el monto de la multa podría resultar insignificante para una tras nacional que solo en 2018 reportó ventas por 8,000 millones de euros y un crecimiento del 10% en sus operaciones, el caso desvelaría claves de un modus operandi que ya están empezando a cuestionar algunos gobiernos; unos más efectivamente que otros.