Temas Especiales

14 de May de 2021

Nacional

La justicia disuelve matrimonio de los dueños de Pandora

El Juzgado Segundo Seccional de Familia accedió a la petición de la empresaria Rina Aswani de separar la unión matrimonial, con el argumento de tratos crueles. La sentencia, sin embargo, puede ser apelada

La marca Pandora se inspira en el respeto a la mujer.Alta Plaza

La justicia panameña disolvió el vínculo matrimonial entre los empresarios Rajesh Mohinani y Rina Aswani, argumentando trato cruel, físico o psíquico por parte del esposo. Ambos empresarios se disputan las tiendas Pandora, una marca que irónicamente se inspira en el respeto a la mujer.

El Juzgado Segundo Seccional de Familia, a cargo de Alba Flores Mussmanno, accedió a la solicitud de divorcio de la empresaria argumentando la causal segunda del artículo 212 del Código de la Familia.

De acuerdo con la sentencia de divorcio 513, del 2 de diciembre de 2020, Rajesh Mohinani llevó a cabo actos y comportamientos dirigidos a causar daños emocionales y baja autoestima a la demandante.

El juzgado comprobó que las experiencias matrimoniales vividas dejaron profundamente marcada a la empresaria y causaron un estado de depresión que la obligó a buscar ayuda profesional para superar la difícil etapa.

Minsa incorporará más de 600 médicos generales

Lee más

Fue el mismo empresario quien con su declaración corroboró el comportamiento de tratos crueles invocado por la demandante. De acuerdo con la sentencia, Mohinani dijo que desde el primer día de matrimonio le pedía el divorcio a Aswani, dejando claro que no tenía ningún sentimiento afectivo, estableciendo que la unión se dio por presión, aun cuando tenía la autodeterminación de interponer un proceso de divorcio o alejarse sin tener que pasar tanto tiempo viviendo una situación que era intolerable para los dos, plantea el juzgado en su parte resolutiva.

Durante el proceso quedó establecido que la demandante dependía en su totalidad de los ingresos que generaba la empresa familiar y que al ser despedida quedó a merced de Mohinani, lo que le añadió más tensión a la situación que vivía.

La cultura a la que pertenecen Mohinani y Aswani (indostanes) es otro de los elementos que consideró el juzgado para disolver la unión matrimonial. La separación y la denuncia de tratos crueles causaron a la empresaria estigmatización y relego en su círculo social.

La demandante, sin embargo, no pudo probar las causales de relación extramarital y abandono absoluto de los deberes de esposo, porque no hubo pruebas fehacientes para determinar tales hechos.

La sentencia de divorcio proferida por el juzgado es susceptible a un recurso de apelación en el Tribunal Superior de Familia. Sin embargo, esta decisión cobra relevancia para determinar el responsable del divorcio y establecer una pensión por los daños causados, indicó un abogado que prefirió no mencionar su nombre por su cercanía con las partes involucradas en el proceso. La repartición de los bienes, sin embargo, es otro proceso denominado régimen económico matrimonial.

El 2 de septiembre de 2018, Aswani presentó una denuncia contra su esposo por violencia doméstica, que la dejó incapacitada por 10 días.

El 18 de septiembre, la empresaria descubrió que fue su esposo quien la removió de Mohinani Group, que representa la marca exclusiva de Pandora en Panamá y de las tiendas Thomas Sabo, Hearts On Fire y MG Joyeros, quedándose con el control de la compañía y dejándola sin trabajo ni dinero para mantener a su hija.

La empresaria y cofundadora de las tiendas emprendió la batalla legal para recuperar el 50% de las acciones de la compañía, alegando que había sido removida con falsedades para quedarse con todos los ingresos y el control de la empresa, la cual factura más de $15 millones en ventas anuales.

“Creé el imperio de joyas más grande, y mi esposo, Rajesh Mohinani, me robó todo”, dijo Aswani, a través de las redes sociales.

La historia de la empresaria ha dado la vuelta al mundo. En el día internacional de la eliminación de la no violencia contra la mujer, su caso marcó esta fecha.