20 de Oct de 2021

Nacional

Éxodo migratorio se aviva tras apertura de frontera terrestre

En la provincia de Darién hay aproximadamente 900 migrantes provenientes de Asia, África y Antillas mayores a la espera de continuar su trayecto hacia el norte, y otras miles de personas aguardan en Colombia para ingresar a Panamá. Los países vecinos liberaron el paso, lo que abre la puerta a nuevas olas migratorias

Comisionado Oriel Ortega, director del Servicio Nacional de FronterasA. Saltiel | La Estrella de Panamá

En la provincia de Darién se encuentran aproximadamente 900 migrantes que provienen de Asia, África y las Antillas mayores a la espera de continuar su viaje hacia Estados Unidos.

Así lo informó el comisionado Oriel Ortega, director del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), quien indicó que en coordinación con el Servicio de Migración buscan dar un refugio a estas personas que han permanecido en el país en su viaje hacia el norte. Estas personas están ubicadas en la población de Bajo Chiquito en el río Marragantí, en la estación de recepción de migrantes en Lajas Blancas y en la de San Vicente, todas bajo control del Senafront.

Es la primera vez que se abre la frontera terrestre que permaneció cerrada desde marzo de 2020, cuando se detectó oficialmente en Panamá el primer caso de covid-19. Una medida que adoptaron los países vecinos de Colombia y Costa Rica, sin embargo, recientemente estas naciones liberaron el paso y Panamá hizo lo propio para permitir el tránsito.

En enero pasado, Migración publicó el Decreto Ejecutivo N° 61, del 8 de enero de 2021, promulgado por el Ministerio de Salud, en el que anunció la reapertura de las fronteras terrestres para la entrada y salida de nacionales de Panamá, residentes y extranjeros que se encuentren en su territorio. Este hecho abre la puerta a nuevas olas migratorias que actualmente se encuentran estancadas en la frontera colombiana a la espera de cruzar la peligrosa jungla de Darién.

“Hemos estado pendientes de los éxodos masivos, recibirlos y reubicarlos en campamentos temporales”, indicó Ortega a este medio. De esto está al tanto la Organización Internacional de las Migraciones, para que a su vez articulen con las organizaciones de migración de Costa Rica y Colombia para que fluya el corredor de migrantes en una línea. “Al inicio, si llegan masivamente sobrepasando las capacidades del campamento, el Senafront cuenta con carpas que instala para mantenerlos mientras fluye el paso. Ellos son víctimas de tráfico de seres humanos desde el día uno que salen de sus países”, añadió el comisionado.

Tan solo en Necoclí, Antioquia, Colombia, se encuentran más de 1,200 migrantes provenientes en su mayoría del continente de África y de países como Haití y Cuba a la espera de ingresar a Panamá.

Estas personas se moverán a medida que fluya la apertura, pero para continuar su camino hacia Costa Rica deben contar con una prueba PCR negativa sufragada con recursos propios.

Si en algún caso los migrantes son portadores de la covid-19, Senafront cuenta con campamentos separados para su tratamiento y luego tenga una certificación del Ministerio de Salud. El año pasado menos de 100 migrantes se contagiaron del virus.

Enero, movido

Por otro lado, Ortega indicó que en enero de 2021 sus agentes se incautaron de más droga que en el mismo periodo del año pasado, alcanzando 450 paquetes de sustancias ilícitas en varias operaciones.

Éxodo migratorio se aviva tras apertura de frontera terrestre

“Fue un mes de mucho movimiento delincuencial. Sacaron más de 700 dosis personalizadas entre marihuana, cocaína y 'crac' con operaciones dentro de las comunidades”, señaló. En las operaciones se detallan allanamientos, perfilamiento de vehículos con doble fondo. Uno en particular tenía un doble fondo en el techo donde escondía 70 paquetes. En otra acción en el mar, la semana pasada se detectó una lancha que en el espejo había un doble fondo donde guardaban 35 paquetes de droga.

Culmina Operación Mercurio dos

movió más de 500 mil libras

Los agentes del Servicio Nacional Aeronaval (Senan), el Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) y la fuerza de Tarea Conjunta Bravo del Comando Sur de Estados Unidos culminaron la Operación Mercurio dos, que llevó a 21 comunidades de la provincia de Darién materiales, comida y kits escolares. La misión humanitaria tuvo una duración de 11 días ininterrumpidos que se verá reflejada en erradicar escuelas rancho en esa región del país y dos nuevos puestos policiales tendrán presencia en Tupiza y Cannán Membrillo, áreas selváticas de Darién donde a diario agentes de la Fuerza de Reacción Inmediata Contra el Narcoterrorismo del Senafront hacen recorridos preventivos y detectan organizaciones criminales.

La Operación Mercurio dos movió un total de 587,441 libras de carga y materiales de construcción, superando a la misión anterior, Operación Mercurio uno que trasladó alrededor de medio millón de libras a distintas comunidades.

Este año se superó la meta de más de 700 mil libras de carga, entre ellas materiales para la construcción y mejoramiento de 10 escuelas, llevando kits escolares, materiales de construcción para viviendas y para las instalaciones de los uniformados que permanecen en la selva darienita.

'EE.UU. ha ayudado mucho a Panamá durante la pandemia'.A.Saltiel | La Estrella de Panamá

Los agentes van a tener cuarteles de primera generación con paredes tipo modulares y dejarán atrás las trincheras llenas de tierra. De esta manera ayudamos a la comunidad, porque tendremos una mejor calidad de servicio policial.

El ministro de Seguridad, Juan Pino, durante el acto de clausura, recordó claramente que cuando llegó el Senafront el objetivo era expulsar a las fuerzas beligerantes que se encontraban en territorio panameño. Y se concretó, “dando paso a una segunda fase para trabajar con la comunidad y con el apoyo de las fuerzas Bravo y la Embajada de Estados Unidos en Panamá hemos dado un salto enorme al ver involucrada a la población y la importancia que tiene para nosotros el desarrollo en esas áreas donde la ayuda humanitaria es difícil hacerla llegar”, señaló Pino.

La convicción de ambas naciones en contra del tráfico de droga y la promoción del desarrollo económico, ponderó la cooperación de Estados Unidos en Panamá, que ha trascendido por muchos años.

Cuando el país fue azotado por el huracán Eta, en noviembre pasado, la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo esperaba en Panamá para poder regresar a su base, el clima los mantenía atrapados en el istmo. Fue en ese momento cuando Panamá fue golpeado por el temporal, y ellos ayudaron en la tarea de llevar ayuda humanitaria, ubicar y rescatar a personas que habían quedado atrapadas.

Éxodo migratorio se aviva tras apertura de frontera terrestreA.Saltiel | La Estrella de Panamá

Por su parte, el ministro consejero de la Embajada de EE.UU. en Panamá, Ryan Rowlands, dijo que su país ha ayudado mucho a Panamá durante la pandemia.

Avanzó que hay 10 hospitales más que están en camino para Panamá, “es la mejor prueba que podemos mostrar que somos socios”, manifestó. Rememoró que el año pasado, cuando visitó Darién, se percató de la necesidad de una escuela nueva y una cancha de básquetbol, que después Senafront construyó.

Para trasladar el material se emplearon dos helicópteros CH-47 Chinook, una aeronave de ala rotatoria de carta pesado que puede cargar hasta 50 mil libras y tres helicópteros Blackhawks del ejército estadounidense.

Croan iniciará antes de medio año

Operaciones

El Centro Regional de Operaciones Aeronavales (Croan) se encuentra en proceso de planeamiento, está en una etapa avanzada y se prevé que antes de medio año inicie operaciones. Así lo dio a conocer el director del Servicio Nacional Aeronaval, Jeremías Urrieta, quien adelantó que las instalaciones permitirán intercambiar operaciones entre los miembros de la fuerza pública panameña y sus pares de Costa Rica, Colombia y Estados Unidos. Urrieta indicó que aunque en un inicio no habrá presencia física de oficiales extranjeros, no se descarta que ocurra en el futuro.

El centro físicamente estará ubicado en la base del Senan ubicada en Cocolí, y conformado por los agentes de Servicio Nacional de Fronteras, Senan y la Policía Nacional.

En Panamá una fuente importante de información de inteligencia sobre embarcaciones sospechosas de tráfico de drogas o pesca ilegal emana de Estados Unidos y los países vecinos, lo que contribuye al inicio de interdicciones en aguas panameñas.

Las operaciones se materializarán con los efectivos panameños, no obstante, ya existen otros ejercicios amparados en acuerdos bilaterales que se realizan actualmente. El objetivo del Croan es combatir el crimen organizado, tráfico de drogas, pesca ilegal, o lo que implique el empleo de aguas panameñas para actividades ilícitas.

El helicóptero bus con gran capacidad

'EE.UU. ha ayudado mucho a Panamá durante la pandemia'.A.Saltiel | La Estrella de Panamá

pilotado por un joven

Esta nave se utilizó en la Operación Mercurio Dos. El piloto del helicóptero es un militar de apellido Belin, un joven de 24 años que hasta ahora cuenta con 300 horas de vuelo. La sede de estas naves está en la base aérea de Palmerola, Comayagua, Honduras, donde opera la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo del Comando Sur de Estados Unidos. De ese punto a Panamá toma siete horas de vuelo que dependen de las condiciones del clima y la fuerza del viento, pero en situaciones normales la nave puede volar a 140 nudos por hora.

El ingeniero de vuelo es un poco más experimentado, ha peleado en Irak, Kuwait, y Afganistán y cuenta con 1,500 horas de vuelo. De apellido Durkovic, es el oficial que va al borde de la rampa o portalón trasero del helicóptero CH-47 Chinook, viste un arnés que a su vez se amarra a una pared del helicóptero que tiene capacidad para 32 personas. Los militares le llaman el helicóptero bus por la forma que tiene, y es ideal para transportar equipo pesado a cualquier parte. Incluso puede volar más tiempo si se instala un tanque de gasolina extra que se acomoda en el medio de la nave. También puede servir para propósitos militares, adecuando el aparato con armamento.

Éxodo migratorio se aviva tras apertura de frontera terrestre