Temas Especiales

29 de Jun de 2022

Nacional

Sorel Baines: 'Los propios negros nos discriminamos'

Úna jovencita colonense de 17 años envía un mensaje alto y claro sobre el racismo, en las Naciones Unidas. Advierte que las oportunidades de los negros para estudiar son limitadas

Sorel Baines: 'Los propios negros nos discriminamos'
Tiene 17 años y en el futuro quisiera estudiar zoología en el extranjero.Cedida | Unicef

Sorel Baines es una adolescente de 17 años nacida y criada en la provincia de Colón, uno de los centros de la cultura afrodescendiente en Panamá, que también es conocida por tener uno de los índices más altos de violencia, desigualdad y pobreza.

Es activista y forma parte de 'Los imparables', un movimiento juvenil que trabaja para prevenir la violencia, específicamente en las pandillas de su provincia, a través de actividades culturales, deportivas, educativas y de desarrollo personal.

En 2020, Sorel y Los imparables fueron elegidos para representar a Panamá en la clausura del concurso ConCausa, en Chile.

Sorel es una apasionada de los animales y espera obtener una beca para estudiar zoología en el extranjero.

UNA LIDERESA AFRO
Activista del movimiento Los imparables de la provincia de Colón
Nombre completo: Soriel Baines
Nacimiento: 28 de octubre de 2004
Ocupación: estudiante
Creencias religiosas: Cristiana
Padres: Sayaris Serrano y Alfredo Baines
Resumen de su carrera: Es una U-Reporter activa y forma parte del movimiento de Los imparables, un movimiento juvenil que trabaja para prevenir la violencia, específicamente las pandillas en su provincia, a través de actividades culturales, deportivas, educativas, y de desarrollo personal.

Como mujer afrodescendiente, ha sido discriminada y acosada por su color de piel y la forma de su cabello. Ahora lucha por acabar con la discriminación contra las mujeres negras. “Desde pequeña escucho que no puedo ser modelo porque no soy bonita, porque no tengo el pelo lacio”, dice.

Ha sentido la presión de tener que alisar su cabello para ajustarse a ese estereotipo. Pero finalmente concluyó que su pelo no estaba mal. Que su pelo no ha matado. Y, por el contrario, es parte de ella y de lo que es.

Ayer, 25 de mayo de 2022, Sorel participó en el evento Global Children of African Descent, que se realizó en Nueva York, Estados Unidos.

La participación de la joven colonense sucedió en la celebración del mes de la etnia negra en Panamá y de las protestas en la provincia de la costa Atlántica.

Y desde ese evento alzó su voz para defender a los jóvenes del racismo y de la discriminación de las que aún en pleno siglo XXI, son objeto los negros.

¿Cuál es el mensaje qué enviaste en la Organización de las Naciones Unidas, en el mes de la etnia negra?

Mi nombre es Sorel Baines y tengo 17 años. El mensaje que quiero que llegue, que impacte a las Naciones Unidas, es sobre el racismo porque no se está tomando en cuenta y se está tomando a la ligera todo lo que tiene que ver con nuestra cultura y etnia.

¿Has sido víctima del racismo?

¡En efecto! Desde mi niñez, cuando estaba en la escuela, he sido discriminada por el tipo de tez que tengo y por mi cabello. Muchas veces he tratado de dañarlo, de querer cambiarlo, que mi pelo sea menos afro, de que sea menos afrodescendiente mi ser.

Y es que existe en el país la discriminación, el racismo, y no se le está dando importancia, lo ven como una broma.

Los propios negros nos discriminamos. Nos dicen tú tez es más oscura que la mía así que eres más negro que yo, como si fuera algo malo.

Los profesores no están tomando en serio este tema. Y esto generalmente afecta a los jóvenes.

¿Cómo te ha afectado este tipo de situaciones?

Mis compañeros se burlaban de mí, porque a cierta edad les decían a las niñas que tenían que laciarse el cabello, que para ser bonitas tenían que tener el cabello lacio, y me dolía porque era lo que soy y no lo podía cambiar. En ocasiones intenté que mi cabello tuviera rizos más definidos para que no se viera tan esponjoso, porque así es nuestro cabello: voluminoso, por lo menos el mío. Y eso era lo que no les gustaba a mis compañeros, que fuera diferente.

¿Qué le puedes decir a jóvenes que como tú han pasado por la discriminación?

Que no se sientan mal por lo que son, que nuestro cabello es bello. Es significado de valentía, de pelea, de luchas, de mucha destreza. Lleva una historia detrás de nosotros que es importante porque salimos de una esclavitud. Y hay personas que ni siquiera conocen nuestra cultura.

Les diría que no importa el tamaño de tu afro, el color de tu tez, si eres más oscuro que los demás, esa es tu sangre, eres negro y hay que defender la identidad.

¿Qué papel jugaron tus padres para que pudieras superar este proceso?

Jugaron un papel sumamente importante. Mi padre me protege de cualquier peligro, pero mi madre me reforzaba la autoestima.

Eres parte de un movimiento juvenil en Colón: Los imparables, ¿cómo has pasado de la indignación por las críticas a tu raza a la acción y a las propuestas para ayudar a los jóvenes colonenses?

Estoy actualmente, en el movimiento juvenil Los imparables. Soy voluntaria activa y el movimiento trabaja en áreas educativas, psicológicas y culturales.

En el área cultural es en la que actualmente estoy trabajando y estamos planeando actividades para seguir captando jóvenes, para seguir llevando información sobre su cultura, sobre los afrodescendientes. Muchos jóvenes no saben bailar congo ni el significado del vestuario del baile. Esa área cultural es uno de los medios que me permite llevar a los jóvenes nuestra cultura.

¿Qué significa para ti ser negro?

Es sinónimo de destreza, de valor, de creatividad, de cultura, de sabor. Generalmente, a los colonenses se nos conoce por ser muy fogosos en el sentido de la alegría.

¿Cuáles consideras son los principales retos de tu cultura?

Uno de los principales retos es que no se da la oportunidad de tener una educación de calidad. Nos dan educación, pero no de calidad. Hay jóvenes talentosos afrodescendientes que no se les da la oportunidad de ir a otros países o entrar a universidades prestigiosas para seguir desarrollando su talento.

“Uno de los principales retos es que no se da la oportunidad de tener una educación de calidad. Nos dan educación, pero no de calidad. Hay jóvenes talentosos afrodescendientes que no se les da la oportunidad de ir a otros países o entrar a universidades prestigiosas para seguir desarrollando su talento”

¿Cuáles crees que han sido sus aportes a la cultura?

Desde mi perspectiva, ha sido que dos afrodescendientes, una compañera y yo, hemos impactado en Chile al conversar sobre nuestra cultura. Y sobre lo que hacemos en el grupo Los imparables. Como soy parte de ese movimiento, esos jóvenes que están allí no se sienten discriminados porque se ha fortalecido su cultura. Ahora pueden estar en un grupo y ser ellos mismos, ser afrodescendientes. Estoy convencida de que aún me falta mucho más que dar a mi cultura.

¿Qué opinas de las protestas que ha habido en los últimos días en la provincia de Colón por el desarrollo de la provincia, que es reclamo de la población?

No estoy a favor del todo. Y digo esto por el tema de la violencia. Sí se necesita que sean escuchadas nuestras voces, pero no estoy de acuerdo con la violencia. Por ningún motivo habría que llegar a la violencia, porque hablando se resuelven los problemas. A Colón no se le está dando lo que necesita, no se le está dando la tasa de empleo, no se están arreglando las universidades. A la provincia se le están quitando derechos.

Vivías en una casa en el centro de la ciudad de Colón, pero la casa se quemó y te reubicaron en Los Lagos, en las afueras, ¿cómo te sientes allá, cómo ha sido ese cambio?

Desde que mi casa, mi hogar, donde vivía desde que nací fue incendiada, y tuvimos que mudarnos al sector de La Feria, Los Lagos, fue muy difícil. Convivir con otros jóvenes que me discriminaban a mí y a mi hermana cada vez que salíamos de casa, y éramos intimidadas por jóvenes más grandes que nosotras o por un grupo de jóvenes. Siempre nos discriminaban y nos molestaban, nos jalaban el cabello, nos tiraban piedras, simplemente por no ser igual a ellos, en el sentido de no seguir la reculturización que es laciarse el cabello.

Al resto del país, ¿qué mensaje enviarías en este mes en que se honra a la etnia negra?

Este no es solo un mes en que se come bien la comida de los negros y se viste con la ropa étnica o se hacen nuestros peinados. Es un mes que tienen que saber por qué lo celebramos. Es el significado de la libertad, de que ya no somos esclavos. Podemos ser libres y estar todos juntos y ser iguales, y no necesariamente físicamente, sino sentimentalmente.

¿Qué deseas estudiar?

Actualmente estoy buscando una beca universitaria para estudiar zoología. Esta carrera no se dicta en Panamá.

¿Visualizas algún obstáculo para cumplir tu sueño?

Sí, mis padres no tienen dinero para pagarme la carrera. Es caro estudiar en el extranjero. Y con las instituciones es muy difícil, casi imposible de conseguir. No tengo el perfil que buscan, no estoy en un colegio de alto rango. Y encima no me darían una beca al 100%, que es lo que necesito por mi situación económica.