Panamá,25º

09 de Dec de 2019

Análisis político

El Panameñismo en la era Blandón

El exalcalde considera que hay que rescatar al partido y volverlo a su carril, porque Varela borró la doctrina panameñista. En la sede, no había fotos de Arnulfo, Endara o Mireya, ¡solo fotos de Varela!

.Jean Pierre Barria | la Estrella de Panamá

El panameñismo es un partido de historias; muchas historias… En estos días es foco de atención en doble vía: Por la filtración de los chat del ex presidente Juan Carlos Varela a través del denominado “VarelaLeaks” y, por la convención extraordinaria que removió a Varela del control del Partido Panameñista. Y es que fue una conjunción de eventos que golpearon fuerte al ex presidente que exitosamente a mediados de la primera década del 2000, le arrebató el partido a la ex presidenta Mireya Moscoso, viuda del fundador del panameñismo Arnulfo Arias Madrid.

Varela se la rifó con todo en la nueva dirigencia y logró llevar al partido al poder en mancuerna con Cambio Democrático, matrimonio que duró dos años y medio, luego del cual Varela empezó a buscar el poder, logrando culminar con éxito su epopeya en mayo de 2014.

Pero hoy Varela es visto con malos ojos… Huele feo y se demostró en la aplastante derrota que sufrió su nómina en las elecciones del pasado 25 de noviembre, donde el ex alcalde y candidato presidencial José Blandón Figueroa, es la nueva cara del partido y promete rescatar la historia y la doctrina panameñista, pero adaptando el colectivo a las exigencias del siglo XXI.

Pero, ¿podrá Blandón poner al panameñismo en una opción presidencial en el 2024, justo cuando el 5 de mayo pasado sufrió su más aplastante derrota?

Blandón dice que sí, pero para ver la nueva estrategia, plantea que Varela tenía un estilo muy personalista y excluyente y eso explica la caída del partido, en cambio “el estilo que queremos llevar al partido es que sea más incluyente; darle más poder a directores locales del partido, cambiar un poco la estrategia tradicional del partido de apostar solo a la Presidencia; queremos tener una estructura local más fuerte de representantes, alcaldes y diputados, no solo apostar a la candidatura presidencial”.

Blandón piensa que hay que rescatar al partido y volverlo a su carril, porque Varela prácticamente borró la doctrina panameñista; borró la historia del panameñismo. “Cuando uno iba a la sede, no había fotos de Arnulfo, Endara o Mireya, ¡solo fotos de Varela! Hay que rescatar la historia y doctrina del partido y ajustarla a las exigencias de un nuevo siglo. Un partido abierto y participativo. ¡Varela quiso transformar el panameñismo en varelismo!”.

Y para ejemplarizar lo que dice, Blandón trae a colación el tema de la sede del partido: “La sacó (la sede) para pasarla a una oficina que era de él, para reafirmar que el partido era suyo”.

Y ¿qué va a pasar con Varela en su administración y a futuro dentro del panameñismo? Blandón dice que Varela es parte del pasado del partido, como fueron los ex presidentes Arnulfo, Endara o Mireya. “No podemos negar ese pasado. Pero no veo a Juan Carlos Varela en el futuro del partido. No lo veo jugando un rol protagónico, ni presidiendo el partido, ni como intentando volver a ser candidato…”.

Pero ¿qué significa un partido del siglo XXI? Blandón dice que la razón de ser de los partidos es llegar al poder, pero en los cuatro años por delante, hasta la nueva elección presidencial, va a definir esa agenda que se necesita, aterrizar propuestas concretas para beneficio del país y volcando la mirada a los gobiernos locales, porque “hay que hacer transformaciones desde gobiernos locales”.

Frente a la coyuntura actual, donde hay revueltas en varios países, Blandón piensa que “estamos en un cambio de era y en pocos días un cambio de década y los partidos tenemos que asumir el desafío de renovarnos o morir. El 5 de mayo mandaron un mensaje claro, donde el 25 por ciento del electorado apostó por una figura fuera de los partidos políticos”. Estima que esa renovación es necesaria, porque los partidos políticos siguen siendo la mejor opción para la sociedad.

Frente a las reformas constitucionales que adelanta el gobierno del presidente Laurentino Cortizo, Blandón las ve con mucho escepticismo, porque no cree que sea la Asamblea Legislativa la instancia adecuada para hacer los cambios profundos que necesita el país. “Lo que dijimos en campaña y quedó comprobado en lo que ha pasado en la Asamblea. Reconozco a Cortizo, porque está cumpliendo lo que dijo. “Pero ni enderezando el barco de las reformas va a ser suficiente. Los cambios integrales tienen que pasar por una asamblea exclusivamente para redactar una nueva constitución y eso es una asamblea constituyente”.

Blandón es optimista y en la reconstrucción del panameñismo, el ex director de la Policía Ebrahim Asvat piensa que sí lo va a lograr, porque el ex alcalde cuenta con el apoyo de los grupos históricos del partido. Más Asvat no ve al panameñismo volviendo al poder en el 2024, al menos que el PRD (en el poder) haga un pésimo gobierno.

Es más, Asvat ve una oportunidad de romper la alternancia en el poder y que el PRD pueda repetir cumpliendo algunas premisas: haciendo un buen gobierno, devolviendo la confianza a la sociedad y mejorando la economía y, sobre todo, presentando un buen candidato.

En ese sentido, dice que Blandón, una vez se afinque en el panameñismo, va a arremeter fuerte contra el PRD, buscando posicionarse en la carrera presidencial próxima.

El Panameñismo tiene nueva cara y Blandón es el sastre que debe tejer la nueva estructura. ¿Logrará alinear los planetas y volver al panameñismo una opción real de poder?