Temas Especiales

09 de Aug de 2020

Análisis político

'Me preocupa el germen de la anarquía': Ameglio

Marco Ameglio fue candidato presidencial por la libre postulación en las elecciones de mayo pasado. Tiene mucho que contar. Todavía relame sus heridas y, aunque se reúne semanalmente con amigos para hablar del país, está más concentrado en recuperarse de los gastos que le causó el torneo, que en la actividad política

'Me preocupa el germen de la anarquía': Ameglio
'Me preocupa el germen de la anarquía': Ameglio

Las reformas electorales se discuten tras un torneo electoral.

La novedad de los últimos dos torneos son las candidaturas por la libre postulación, luego de un fallo de la Corte Suprema de Justicia a raíz de una demanda de inconstitucionalidad promovida por el ex candidato presidencial Juan Jované, quien aducía que se violaban derechos de los ciudadanos y se creaba un privilegio a favor de los partidos políticos con respecto a las candidaturas presidenciales.

Desde el fallo favorable sobre la demanda de Jované, han pasado dos torneos en los que los partidos políticos tienen que competir a la par de los candidatos por la libre postulación. Sin embargo, el pasado torneo electoral mostró fallas enormes y que la contienda es desigual, lo que debe cambiarse y mejorarse en las reformas electorales que se empiezan a analizar en enero venidero.

Marco Ameglio fue candidato presidencial por la libre postulación en las elecciones de mayo pasado. Tiene mucho que contar y quejas que deben subsanarse. Todavía relame sus heridas y, aunque se reúne semanalmente con amigos para hablar del país, está más concentrado en recuperarse de los gastos que le causó el torneo, que en la actividad política.

Ameglio fue miembro del Partido Panameñista, pero renunció para ser candidato por la libre postulación. Dice que está cansado de la forma cómo se ha manejado el país y por eso buscó la Presidencia desde la vía independiente. No quiere saber nada de su antiguo partido, pero culpa a todos de la debacle en la que cayó, tras la presidencia de Juan Carlos Varela. Tampoco está en la “calentura” de inscribir un partido político, porque hay que entender que el país necesita un liderazgo, que vaya más allá de un partido.

Afirma que en el panameñismo es difícil encontrar excepciones de responsabilidad, sobre la debacle del partido. “Comenzar a decir que esto es lo nuevo, que se necesita un rumbo nuevo, pero ¿quién es el rumbo nuevo? El actual presidente del partido (José Blandón) fue parte del entorno del poder, era directivo… No sé quién es guatepeor, (Varela o Blandón). Decir que es cosa nueva, que no tiene responsabilidad, ya comienza la cosa mal, porque no es honesto para la necesaria sinceridad que se requiere en el primer acto de constricción. Pero no, se aparece como la divina pomada, pero fuiste parte de todo”, indica con vehemencia.

Señala, sin embargo, que no se quiere concentrar en el panameñismo, porque no es el centro del problema. Que le han hablado de hacer un partido, un movimiento y cierto es que hay una gran cantidad de panameños, de gente nueva que pudiera ser suficiente para formar una nueva propuesta, “pero me propuse concentrarme en mis actividades empresariales”.

Pero Ameglio, mientras dice estar poniendo en orden su actividad personal y se da un espacio, no limita su metralleta verbal para lo que ve en el panorama.

“He confirmado del nuevo gobierno que desde el inicio está mucho más cerca de más de lo mismo. Usted lo ve desde la Asamblea y las mismas conductas en el gobierno y así no va a hacer cambios” en el país, sostiene.

Ameglio señala que el Tribunal Electoral ahora anda “contra los que participamos de manera independiente”.

Desliza que el Tribunal persigue a los que tuvieron el coraje de participar en un torneo desigual. “Todos los días nos tienen gastando plata en abogados. Se inventan cosas que no dice la ley. Inventan que yo me gasté más de dos dólares por firma, que además es de mi pecunio… Que tienen sus propias interpretaciones sobre las firmas validadas, cuando eso no lo dice la ley. Inventan interpretaciones...”.

El político ve con preocupación todo este asunto y no sabe para dónde va este país, que perdió la brújula. “Me condenaron a 164 años. La multa equivale a 30 mil dólares, pero se se contabilizan dos dólares por cada dólar que me pasé. O sea, son 60 mil dólares y 60 mil días multas equivalen a 164 años de cárcel. Bueno, me tendrán que encerrar los 164 años, pero no voy a pagar ni un centavo”.

Según Ameglio, las cosas andan mal y tanto es así, que el presidente Laurentino Cortizo, en lugar de liderar el proceso de reformas constitucionales, lo que hizo fue pasarlo a la Asamblea Legislativa, lo que ha causado un malestar general. Tampoco en esas reformas se toca el tema electoral, que es sumamente importante.

Y no se trata de realizar una constituyente como proponen algunos, porque ¿acaso no saldrán de nuevo los Chellos, las Zulays…?, se pregunta. Ameglio señala que Cortizo lo que debió hacer fue liderar el proceso de reformas, convocando a un gran acuerdo nacional y entonces llevar adelante todo esto.

“El presidente Cortizo prefiere manejarse con el estatus quo, que nos ha llevado por un rumbo decadente. El Tribunal Electoral es parte del problema, no es parte de la solución. Hay que aceptar esa realidad... Tampoco hay un liderazgo claro que defina la posibilidad de que lleguemos a entendimientos para cambiar el rumbo político del país”.

Y lo peor, dice el ex candidato presidencial, está el germen para generar un ambiente de anarquía, “y me preocupa que si no se hace nada, el desgaste del actual gobierno va a ser mucho más grande que el de Varela. Me preocupa la gobernabilidad del país, si esto sigue por el camino que va”.

Y mientras Ameglio descarga sus frustraciones, espera que llegue el 2020 que está a la vuelta de la esquina, para definir qué hará con su futuro político.