Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Política

PAMAGO se reactiva

UNIDAD INVESTIGATIVA. PANAMÁ. Los Perseguidos por Ana Matilde Gómez (PAMAGO) volvieron a la vida. Y aunque no tienen una hoja de ruta bi...

UNIDAD INVESTIGATIVA

PANAMÁ. Los Perseguidos por Ana Matilde Gómez (PAMAGO) volvieron a la vida. Y aunque no tienen una hoja de ruta bien estructurada, como la de enero de 2010, buscan las maniobras para blindar al autor intelectual del grupo, luego que La Estrella revelara la componenda que se armó para separar de su cargo a la entonces procuradora Ana Matilde Gómez. La reacción fue casi inmediata, una vez salieron a la luz pública los correos que prueban la conspiración en contra de Ana Matilde.

PAMAGO fue el nombre con el que decidieron bautizar a su grupo varios abogados comandados por el ex defensor del Pueblo Italo Antinori y José Abel Almengor, magistrado de la Corte Suprema de Justicia. Los integrantes mantuvieron reuniones periódicas en la Presidencia y el restaurante El Jade estudiando las estrategias para lograr la rápida salida de Gómez del Ministerio Público.

El grupo se creó precisamente por aquellos días en que la Procuraduría de la Administración envió una solicitud de separación en contra de la procuradora (enero 2010). Al principio a las reuniones solo iban Antinori, Almengor, Zulay Rodríguez y el entonces secretario de Comunicación del Estado, Alfredo Prieto. Los encuentros se realizaron en una oficina de la Presidencia de la República -fueron unas 4 reuniones- en las que Almengor mantenía al tanto al mandatario Ricardo Martinelli a través de chats de blackberry. En El Jade se reunía la plana mayor, los ‘perseguidos’, abogados y ex fiscales que se sentían perjudicados de alguna manera por la procuradora. Italo dirigía los encuentros. Horas y horas analizando la Constitución y los Códigos Penal y Judicial, para lograr el objetivo. A los defensores de Gómez también los tenían en la mirilla. Se habían preocupado por conocer secretos. Su vida pública y privada estaba documentada y estudiada. Si alguien los criticaba o abogaba por Gómez, ellos sabrían cómo desarticular esas defensas.

Todo estaba estudiado en detalle. La petición de separación, la designación de los suplentes, las maniobras legales que presentaría la defensa de Gómez y, por supuesto, la decisión de la Corte. Un mes de estrategias que terminó con el triunfo de PAMAGO y la salida de Ana Matilde.

SIN CABOS SUELTOS

El plan de Antinori parecía a prueba de fallos, al menos así lo dejaba ver en sus correos. Sus conocimientos en materia jurídica le aseguraban el éxito de la misión y así lo dejaba ver en sus correos.

‘Pienso que la medida que tiene que tomar la Corte debe hacerla con rapidez y urgencia, porque se trata de una medida cautelar. No veo por qué demorar. En el caso de Rogelio Cruz en 1992, el Procurador de la Administración lo separó y la Corte ratificó la medida a las 24 horas. Si se le separara rápidamente el proceso penal seguiría, para determinar al final su culpabilidad o no...

Insisto en que se hace urgente y necesario que la Corte Suprema de Justicia se pronuncie sobre su separación cuanto antes, de lo contrario, algunos sectores que están promoviendo una turbulencia política en el país, seguirán utilizándola para crear una desestabilización. Ella utiliza el poder del importante cargo que tiene para amedrentar a las personas, manipular a los políticos (a los unos y a los otros), a destacados sectores de la vida nacional e influir con ello, en las investigaciones que se adelantan’.

El jurista incluso habló de una conjura montada entre medios de comunicación, políticos y empresarios para mantener a Gómez a sus servicios.

‘Aquí hay una conjura montada con muchos recursos de distintos tipos; medios de comunicación, políticos, jurídicos y hasta económicos que están apuntando en mantener a toda costa a la Procuradora, pese a que saben que cometió un delito y que para perseguir un delito no se puede cometer otro delito porque un principio de ética elemental es que, el fin no justifica los medios. La Procuradora es uno de los instrumentos que están usando, para la desestabilización, para aviesos fines políticos y para garantizar la impunidad de personas y empresas que han sido protegidas por ésta al omitir hacer investigaciones muy delicadas que, de conocerse, la sociedad se escandalizaría. Es evidente que les interesa mantenerla porque ella les garantiza impunidad jurídica’.

Pero la ex procuradora no era el único objetivo detrás de esta componenda, Antinori no quería dejar títere con cabeza y en sus mails dejó plasmado lo que pensaba de quienes llamaba los ‘enemigos’. El complot incluía también al ‘pusilánime’ presidente del Colegio de Abogados, Rubén Elías Rodríguez, como él mismo lo llamó en sus escritos.

‘Sugiero que si Rubén Elías continúa con esas actitudes, empecemos a gestar un movimiento nacional para recoger firmas y revocarle el mandato y sacar de la Presidencia a este señor. Y aunque la Ley los reglamentos y los estatutos no establezcan que la revocatoria del mandato funciona para efectos del Colegio de Abogados, puedo decirles que, como experto en Derecho Constitucional, tengo una vía jurídica en la cual se podría sustentar la aludida revocatoria’.

Zulay Rodríguez, partícipe de las reuniones, está dispuesta a confirmar todas estas informaciones ante tribunales de justicia imparciales y transparentes.