Panamá,25º

22 de Nov de 2019

Política

El PRD y sus tropiezos en el camino hacia la unidad

PANAMÁ. Pese a que falta poco más de dos años para las elecciones del 2014, el panorama se torna más complejo para los miembros del opos...

PANAMÁ. Pese a que falta poco más de dos años para las elecciones del 2014, el panorama se torna más complejo para los miembros del opositor PRD, quienes no logran encontrar la ruta para alcanzar la unidad que desde el pasado proceso electoral se ha visto debilitada.

Dirigentes, aspirantes y miembros del PRD claman a coro por la unificación del colectivo; sin embargo, la actuación de muchos de sus dirigentes los pone cada día más lejos de lograr ese objetivo.

En la medida que se acerca el 8 de julio, fecha para elegir los delegados al Congreso Nacional, las diferencias internas siguen saliendo a flote. Las heridas que quedaron abiertas tras la derrota en las elecciones del 2009, en lugar de sanar parecen hacerse más profundas, al punto que analistas políticos e incluso miembros del colectivo coinciden en que a pesar de ser el partido político más grande que existe en el país, la meta de convertirse en el vencedor en el 2014 se tornaría en una quimera.

¿QUÉ DIVIDE AL PRD?

La carrera por controlar el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), el cual debe ser escogido por quienes resulten electos como delegados al Congreso, se convierte en otro factor que lleva a los dirigentes a competir por el voto de cada uno de sus copartidarios. Según el propio presidente del partido, Francisco Sánchez Cárdenas, están divididos en ‘doce pedazos’, cada uno de los cuales lidera uno de los aspirantes a la candidatura presidencial.

CAMINO AL 2014

‘Cada día la pugna es peor, ojalá fuera algo pasajero’, así lo ve desde afuera el analista de mercado Jaime Porcell, quien dijo a La Estrella que las ‘pugnas internas no dan visos de tregua’.

El analista político Renato Pereira, quien además es miembro del PRD, difiere de Porcell y dice que ‘las diferencias podrían estar subsanadas en gran medida’ de aquí a los próximos comicios electorales, pero reconoce que quedarán muchas ‘heridas’ entre la dirigencia.

El PRD está sumergido en dos batallas que a la final se reducen a una. Los mismos dirigentes han señalado que el triunfo sería lograr la candidatura presidencial. Para lograrlo aspiran a quedarse con la Secretaría General, trampolín que les serviría para el control del partido y llegar a la codiciada candidatura.

Así las cosas, Porcell advierte que los intereses son político-personales, pues más que pensar en el bien común del colectivo, se dedican a analizar si las decisiones harán bien a la facción a la que pertenece cada uno. Advierte que tomando en cuenta lo sucedido en el 2009, sería mucho más difícil hablar de unificación, pues las fricciones luego de las últimas elecciones se hicieron más agudas.

EXTRAÑA CASUALIDAD

En medio de la tormenta que se generó a lo interno del PRD por las revelaciones que hiciera el Domingo de Pascua Sánchez Cárdenas, las dos facciones en pugna en el PRD: los ‘Tocoma’ (Todos contra Martinelli) y los que apoyan a Juan Carlos Navarro coincidieron ayer en reuniones, cada una por separado, pero en el mismo lugar y a la misma hora.

Juan Carlos Navarro se reunió con un grupo de representantes de corregimientos del distrito de Panamá. Al finalizar el desayuno, Navarro se presentó ante los medios de comunicación y dejó ver que él ‘no tiene diferencias con sus copartidarios’. Adujo que mantiene contacto ‘permanente con todos’, entre los cuales mencionó a Ernesto Pérez Balladares.

En el mismo lugar, Navarro se encontró con su primo y también aspirante a la candidatura presidencial, Samuel Lewis Navarro. No trascendió de qué conversaron.

Allí mismo se encontraban Luis Carlos Cabezas, abogado del expresidente Pérez Balladares, así como Roosvelt Thayer y Camilo Alleyne, ambos ministros de Estado durante del gobierno de Pérez Balladares.

Juan Carlos Navarro dijo que lo ‘aconsejaron’ con respecto a los pasos a seguir para su campaña. Además, aseguró que se comprometieron a darle su apoyo en sus aspiraciones a la Secretaría General.

Lewis Navarro dijo que ‘ha sido una conversación muy casual’, a la vez solicitó un debate de altura, dejar los insultos entre los PRD y que el debate no se centre en las aspiraciones de una persona.