Temas Especiales

29 de Sep de 2020

Política

‘Torrijos procuró su beneficio personal ilícito’

PANAMÁ. Al expresidente Martín Torrijos se le debe prohibir la salida del país sin autorización judicial y debe ser enjuiciado. Y el dip...

PANAMÁ. Al expresidente Martín Torrijos se le debe prohibir la salida del país sin autorización judicial y debe ser enjuiciado. Y el diputado Carlos ‘Tito’ Afú debe ser sobreseído definitivamente.

Esa es la recomendación que sobre el caso Cemis elevó al pleno de la Corte Suprema el magistrado fiscal, Abel Zamorano.

La posición está plasmada en la vista fiscal que remitió a la Secretaría General de la Corte Suprema de Justicia el martes de la semana pasada. El pleno la verá hoy.

En el documento, de 164 fojas y al cual tuvo acceso La Estrella, Zamorano concluye que el exmandatario, mientras fungía como secretario del PRD, recibió $200 mil de parte del Consorcio San Lorenzo para repartir entre los diputados de su partido a cambio de que votaran a favor del contrato-ley que esa compañía suscribió con el Estado para poner a andar el Centro Multimodal Industrial y de Servicios (Cemis) en Colón.

Ello, tipificó Zamorano, es corrupción de servidores públicos: cohecho y tráfico de influencias.

Torrijos, ‘procurando su beneficio personal ilícito negoció la entrega de dineros a los legisladores de la Asamblea’, agregó el ponente.

El magistrado —suplente de Alejandro Moncada— se basa en los testimonios de los testigos protegidos ‘Gabriel’ y ‘Uriel’, y del exdiputado Manuel De La Hoz, además el expresidente Ernesto Pérez Balladares.

Asimismo, en el del propio Afú, quien reveló el escándalo y confesó haber recibido $6 mil para aprobar, el 29 de diciembre de 2001, el contrato del Cemis.

LA INDISCRECIÓN

Pero más allá de Afú, el Cemis es una simbiosis entre el entonces gobierno y la oposición, un escándalo que salpicó a diputados de todos los bandos políticos.

Según explicó ‘Gabriel’ en declaración jurada, fueron los panameñistas quienes ‘vía Mireya Moscoso informaron a De La Hoz que le habían dado un dinero a Torrijos para distribuir y que él se lo estaba comiendo solo’.

La cercanía de De La Hoz y los panameñistas —dijo ‘Gabriel’— no era casual: lo conquistaban para que votara a favor de la ratificación de los magistrados que Moscoso había designado: Alberto Cigarruista y Winston Spadafora. Moscos no controlaba la Asamblea y necesitaba apoyo para ratificarlos.

‘(De La Hoz) reclama que él no era bobo, que quería su parte (...) él le reclamó a Balbina Herrera [entonces legisladora] que si no le daban lo suyo él iba a abrir la boca’, relató ‘Gabriel’.

Y siguió: ‘tengo entendido que por instrucciones de Torrijos, Balbina iba a hablar con De La Hoz para calmarlo y decirle que se iba a tratar de resolver algo para él y los legisladores’.

¿Pero, cómo llegó a manos de los diputados el dinero? Eso —dijo el testigo protegido— fue a tres días del Año Nuevo 2002. Justo un domingo, por las 9:20 de la mañana. La Comisión de Presupuesto, presidida entonces por Mateo Castillero, del PRD, estaba abierta ese día.

Llegaron $200 mil para dividirse entre 34 diputados. Todo era elegante: en un auto negro, se transportaba una caja con un lazo.

‘Gabriel’, recoge la vista fiscal de Zamorano, ‘subió el paquete a su despacho en la Asamblea y llamó a su colega Mateo Castillero. Se lo entregó. Castillero lo dejó caer. Moría de nervios’.

—No estoy acostumbrado a esto, es la primera vez que entro a esto, entiéndeme—, le confesó Castillero.

—Espera a que venga mi asistente. Uriel te va a acompañar a la Comisión de Presupuesto—, le dijo ‘Gabriel’.

EL ‘BILLETÓN’

El día de la votación del caso Cemis, Castillero no estuvo en el pleno. Pero no andaba lejos: según ‘Gabriel’, preparaba el dinero para sus colegas. Una vez concluyera la votación, los llamarían al salón de la bancada del PRD, en el entrepiso del edificio legislativo.

Lo harían con disimulo: la excusa para la reunión era discutir la posición de la bancada sobre el presupuesto 2002, que se debatía por esos días, y que no se aprobó. El único que no quiso el dinero, reveló el testigo protegido, fue Fito Duque. ‘Dijo que no cogería esa plata’.

Pero parece que no todos fueron citados. El resto de los diputados se enteró de la repartición después. Fue, asegura ‘Gabriel’, por el disgusto de De La Hoz: ‘dijo que él no quería ese dinero ($6 mil), quería más, que Martín había recibido un billetón en efectivo’. Entonces el resto se enteró, amplió el personaje encubierto. Recibieron su parte.

Según la fuente, Herrera hostigó a Afú por votar a favor de la ratificación de los magistrados de Moscoso, y por eso él lo soltó todo.

Sobre Afú, Zamorano ya determinó: ‘con su actuar impidió la obtención del beneficio económico al lograr un contrato con el Estado’. Por eso pidió absolverlo.

Y de Torrijos teme que por su ‘prolífera agenda internacional’ huya. Torrijos estuvo ayer en Estados Unidos, y se espera que hoy llegue a Panamá. El pleno de la Corte verá la vista fiscal hoy.