Temas Especiales

30 de Sep de 2020

Política

Afloran grietas en bancada de Cambio Democrático

PANAMÁ. No ha transcurrido un mes desde que se instaló la directiva de la Asamblea Nacional y crece la inconformidad entre los diputados...

PANAMÁ. No ha transcurrido un mes desde que se instaló la directiva de la Asamblea Nacional y crece la inconformidad entre los diputados del oficialista partido Cambio Democrático (CD). Ayer fue la diputada Dalia Bernal quien dejó en evidencia las diferencias internas en la bancada.

Bernal, una de las diputadas más votadas en las elecciones de 2009 y quien aspiró a presidir la Asamblea en el periodo que recién inició el 1 de julio, dice que se siente ‘decepcionada’ de pertenecer al partido y que le ‘da pena ir a pedir el voto a los barrios’ de su distrito.

QUEJAS ANTE LA DIRIGENCIA

Bernal hizo sentir su molestia primero en privado en una sesión de la Comisión de Presupuesto en la cual estaban Roberto Henríquez, dirigente del colectivo y ministro de la Presidencia; y Giacomo Tamburelli, secretario general del CD.

La diputada dijo que no se sentía conforme por la atención que su gobierno le había dado a San Miguelito.

Concluida la sesión de Presupuesto, repitió más de una vez ante los medios de comunicación su inquietud. Fundamentó su inconformidad en que el gobierno no está tomando en cuenta a San Miguelito y que no está brindando las soluciones que se esperaba.

Según Bernal, muchos de los proyectos que fueron prometidos para ese sector aún no se han culminado, mientras que otros ni siquiera han iniciado.

Citó como ejemplo el proyecto del Metro, que solo beneficiará una parte del distrito de San Miguelito, así como también el retraso de la construcción de las paradas y la lentitud con que el sistema del Metrobús está entrando al área.

El descontento fue más allá. Mencionó que está creciendo la delincuencia y las carreteras siguen en mal estado. Ante esta realidad del incumplimiento del gobierno, ahora le da pena ir a estas comunidades a pedir nuevamente el voto en los próximos comicios.

CRECEN LOS INCONFORMES

Otro de los que ha mostrado su insatisfacción con el manejo de la bancada legislativa es el vicepresidente del CD, Rogelio Baruco, quien también se interesó en ser presidente de la Asamblea y luego quería la Comisión de Presupuesto. En ninguno de los dos casos resultó favorecido.

‘Lo que ha hecho el partido es traicionarme para que yo tome otra determinación... soy miembro fundador de CD’, expresaba entonces el veterano político.

También añadió que ‘si vuelven a mencionar mi nombre sin mi autorización diciendo que habían logrado un acuerdo conmigo, según el cual yo escogía la Comisión del Canal, cuando eso no fue así, yo voy a revelar varias verdades que los podría afectar a ellos políticamente’.

Al final se abstuvo de dar cualquier otra declaración y revelar las ‘verdades’ que pretendía adelantar.

‘El diputado Baruco y yo conversamos, ya limamos asperezas... en toda guerra hay muertos y heridos, no podemos complacer a todo el mundo’, respondió el presidente de la Asamblea Nacional, Sergio Gálvez.

MANZANA DE LA DISCORDIA

Marcos González, también diputado de San Miguelito, es otro de los diputados que antes del 1 de julio se mostró inconforme con el manejo que se le da a la bancada legislativa.

Desde antes de concluir el pasado periodo de sesiones ordinarias, González había mostrado su intención de postularse a la Presidencia de la Asamblea para el actual periodo. Durante el receso había dicho en reiteradas ocasiones que contaba con el apoyo de más de treinta de los integrantes de la bancada para ser postulado el 1 de julio como candidato a la Presidencia.

Finalmente se postuló a Sergio Gálvez, quien resultó elegido en una reunión en privado que los diputados sostuvieron con miembros del Ejecutivo.

En los corrillos legislativos se menciona a José Muñoz —a quien los diputados identifican como una persona cercana al presidente Ricardo Martinelli— como el responsable de los manejos que mantienen inquietos a varios diputados.