Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Política

SPIA: Casas de Fundavico son una trampa de muerte

Marisín Lombardo, presidenta de la SPIA, calificó cómo ‘un hecho criminal' la construcción de viviendas en la barriada Fundavico.

SPIA: Casas de Fundavico son una trampa de muerte
El gremio de ingenieros y arquitectos alerta del riesgo que representa habitar en estas viviendas.

La tragedia que le costó la vida a dos personas el pasado 22 de noviembre en la barriada Fundavico, en el distrito de Arraiján, pudo haberse evitado, según un informe presentado por la Junta Técnica de Ingeniería y Arquitectura, de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA).

Marisín Lombardo, presidenta de la SPIA, calificó cómo ‘un hecho criminal' la construcción de viviendas en la barriada Fundavico.

En una gira por el área, Lombardo expresó que los profesionales idóneos no hubieran permitido ningún tipo de edificación en este lugar, conociendo la inestabilidad del terreno, máxime con el cerro que está detrás y que sigue siendo un peligro.

MODIFICAR LEY DE SINAPROC

José Donderis, director del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), propuso que las promotoras que construyan en zonas de riesgo sean responsables ante daños a las viviendas que vendan.

Para la presidenta del gremio de ingenieros y arquitectos, no se debe negociar con las necesidades de las personas cuya condición económica no les permite adquirir una vivienda en lugares seguros.

Lombardo hizo un llamado a los promotores y constructores de viviendas a que analicen y estudien los terrenos donde pretenden construir.

El ingeniero Ulises Lay agregó que la construcción de la barriada desestabilizó el cerro, lo que provocó la muerte de dos personas.

El experto recomendó realizar una protección a todas las viviendas o abandonarlas, para evitar una tragedia.

Manolo Ruiz, uno de los propietarios afectados, manifestó que de las seis viviendas que sufrieron afectaciones en noviembre del año pasado, producto del paso del fenómeno atmosférico Otto, tres fueron demolidas por el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, con la condición y la promesa de reubicarlos en alguno de los proyectos que desarrolla el gobierno.