La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Política

Asamblea llega a una etapa crucial para elegir directiva

El 1 de julio se elegirá la junta directiva, que está integrada por un presidente y dos vicepresidentes

El nuevo presidente reemplazará a Rubén De León, quien lleva dos años en la Presidencia de la Asamblea.

La Asamblea Nacional entra en una etapa fundamental para la elección de la nueva junta directiva que debe dirigir los destinos del órgano más político del Estado panameño a partir del próximo 1 de julio y por un año.

Quedan solo cinco días para llegar a un pacto que debe sobrepasar las fronteras de los partidos.

CONFIGURACIÓN LEGISLATIVA

Hay tres bancadas, pero ninguna controla la mayoría legislativa

El PRD, con 26 diputados, tiene como aspirantes a la Presidencia de la Asamblea a Benicio Robinson y Quibian Panay.

La bancada del CD, fraccionada en dos grupos, tiene entre sus aspirantes a Yanibel Ábrego y Manuel Cohen, y por el otro lado está Mariela Vega, quien representa a los leales a Ricardo Martinelli.

En el caso del panameñismo, su carta fuerte está en Luis Eduardo Quirós.

Ninguna de las tres bancadas tiene los votos para garantizarse el triunfo.

Quienes hoy son adversarios deben superar los temas que los distancian y empezar a caminar de la mano, todo por conveniencia política.

Se espera que esta sea una semana muy intensa en la que almuerzos, cenas privadas y encuentros hasta altas horas de la noche marcarán la pauta entre las bancadas.

La oposición fraccionada en dos bancadas —Partido Revolucionario Democrático (PRD) y Cambio Democrático (CD)— se ha trazado como objetivo quitarle el dominio de la directiva de la Asamblea Nacional al gobernante panameñismo.

Mientras que el oficialismo se jugará todas las cartas a su alcance para mantener el control legislativo.

VALOR DE LA ASAMBLEA

Estamos a dos años de que concluya el actual mandato constitucional. El tramo final del gobierno de Juan Carlos Varela en el que los políticos se activan con miras al próximo periodo electoral que concluye con las elecciones de mayo de 2019.

A la fecha, ninguna de las tres fuerzas políticas que dominan el panorama político panameño tiene un escenario definido hacia el 2019. Ninguno los tres partidos políticos más grandes (Panameñista, PRD o CD), se ha definido por un candidato, no hay un aspirante presidencial que marque el paso rumbo a las próximas elecciones generales.

El escenario es confuso y se torna todavía más enrarecido ante el elemento de un expresidente (Ricardo Martinelli) a la espera de un fallo de un tribunal de justicia de los Estados Unidos que definirá si lo mantiene en una prisión de Miami, con el fin de esperar la definición sobre una solicitud extradición para que responda a un proceso que tiene en la Corte Suprema por espionaje.

Ante esta realidad, las fuerzas del CD leales a Martinelli responsabilizan a Varela y una supuesta venganza política de la situación que mantiene el máximo líder de este colectivo en un calabozo.

No ha faltado quien sugiera que Varela también debe ser sometido a un juicio.

Como primer paso a esta aspiración, las fuerzas políticas requieren el control de la Comisión de Credenciales de la Asamblea Nacional que, según establece la Constitución Política de la República de Panamá, es el ente al que le tocaría desarrollar el proceso judicial, razón por la cual al panameñismo le interesa mantener el control de esta comisión, tal y como lo ha hecho en los tres últimos años.

Otro factor que genera un gran interés para el partido político en el poder es la Comisión de Presupuesto, puesto que desde esta instancia legislativa se aprueba el Presupuesto General del Estado, instrumento que establece la manera en que se utilizarán los recursos del Gobierno Nacional.

Todo esto, además de la influencia política que representa la Asamblea, despierta en los políticos el interés por el control de la directiva legislativa. Además, es la junta directiva la que define la agenda de los temas a debatir en el pleno legislativo.