La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Política

La estrepitosa debacle del Grupo Abraaj

Al inversionista paquistaní Arif Naqvi le tomó quince años convertir al grupo en uno de los más influyentes. En tan solo cinco meses está al borde del colapso

Arif Naqvi, fundador y jefe ejecutivo del Abraaj Group.

El Grupo Abraaj acumula deudas estimadas de más de $1,000 millones. La firma poseía inversiones en Latinoamérica, África y Asia. En el Perú, actualmente tiene una cartera de cuatro empresas de consumo (Restaurantes Acurio), retail (CasaIdeas), logística (Urbano) y educación (Laureate Education).

En Panamá, una de sus empresas, Orange Netherlands Holdings, tiene un 25% de la Saint Honoré, establecida en la Zona Libre de Colón. Otro 25% de esta empresa está en manos de Arif Naqvi, fundador y jefe ejecutivo de Abraaj. Entre las dos empresas suman el 50% de las acciones de Saint Honoré, quien podría estar enfrentando el impacto del colapso económico de Grupo Abraaj.

El gigante de private equity , como se conoce a Abraaj, intentó forzar un acuerdo de congelación de su deuda con sus acreedores para facilitar la venta de su negocio a Cerberus Capital Management LP —gestora estadounidense de fondos de pensiones—. Sin embargo, la Institución Pública para la Seguridad Social de Kuwait se negó. Los comentarios sobre el descalabro financiero del grupo de inversiones son tan fuertes que entre los inversionistas de Dubáy la broma es que el Golden Sachs de Medio Oriente -Abraaj- podría convertirse en el Lehman Brothers.

‘El capital privado sigue siendo una industria naciente en la región, por lo que es una pena ver cómo se derrumba el nombre más grande',

ALI AL-SALIM

COFUNDADOR DE ARKAN PARTNER

Cuatro inversionistas del fondo de asistencia médica de mil millones de dólares del empresario paquistaní Arif Naqvi reclutaron contadores forenses para investigar dónde había ido su dinero, aportado al Grupo Abraaj.

Abraaj, que captó a inversionistas como Bill Gates, presentó una solicitud de liquidación provisional en las Islas Caimán, tras las acusaciones de sus acreedores de poseer fondos mal utilizados.

La Institución Pública para la Seguridad Social de Kuwait —que gestiona fondos de pensiones— presentó la petición de liquidación luego de que el holding de Abraaj incumpliera el pago de un préstamo de $100 millones, que venció el 3 de junio de este año.

Para el 29 de junio de 2018 está programada una audiencia judicial para liquidar la empresa por parte de la Seguridad Social de Kuwait.

La entidad tiene una participación en Abraaj Holdings y le proporcionó préstamos e inversiones en 2013 por $731.8 millones. No obstante, solo ha recuperado $346.2 millones, dijo la institución en medios internacionales.

En marzo, el inversionista paquistaní Arif Naqvi, dueño de Grupo Abraaj, detuvo las nuevas inversiones y liberó a los inversores de los compromisos con un nuevo fondo, que habría sido el más grande de Abraaj hasta la fecha. Más tarde, ese mismo mes, la compañía comenzó a recortar empleos y reducir su negocio para prepararlo mejor para un ‘crecimiento sostenible', según un comunicado.

Para los Emiratos Árabes Unidos, los problemas del empresario amenazan su reputación como un centro de negocios.

Abraaj creció junto con el deseo de Dubái de crear un centro financiero de clase mundial. Con los 13,600 millones alcanzados el año pasado parecía hacer honores al nombre que el inversionista paquistaní había elegido para el emporio años antes: ‘Abraaj' significa ‘torres', en árabe.

‘El capital privado sigue siendo una industria naciente en la región, por lo que es una pena ver cómo se derrumba el nombre más grande', dijo Ali Al-Salim, cofundador de Arkan Partners, que asesora a los gestores de activos internacionales sobre las inversiones en la región, al sitio de noticias Bloomberg. ‘El Medio Oriente quiere convertirse en un destino para el capital extranjero, y cosas como esta no ayudan', agregó sobre el colapso financiero del grupo.

Naqvi, de 57 años, construyó su reputación como rey de compras del Golfo. Compró participaciones en una empresa láctea en África Occidental, un lujoso edificio de oficinas en El Cairo y un fabricante de alimentos en Colombia.

En apariciones en conferencias carismáticas, Naqvi insiste en referirse a los mercados emergentes como ‘mercados de crecimiento', un guiño al potencial de retorno de lugares como India y Egipto.

Los problemas en Abraaj comenzaron a fines del año pasado, cuando los inversionistas en el fondo de atención médica recurrieron a Ankura Consulting Group LLC para rastrear su dinero.

La investigación encontró irregularidades, incluida la desviación de fondos de ese grupo a inversiones no relacionadas.