Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Antonio Saldañaopinion@laestrella.com.pa

Opinión

Pacto del Bicentenario: "¿Quién obtiene qué, cuándo y cómo?"

Hemos indicado que el diálogo planteado, será más bien, el monólogo de la bancocracia “excluyente, impertinente y sin la constituyente”

Con el ostentoso nombre de Pacto del Bicentenario “Cerrando Brechas”, y en paralelo la discusión de la situación financiera del programa de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja de Seguro Social (CSS), dos meses para la participación directa de las personas que deseen ‘aportar, proponer soluciones que sean concretas y viable’, mediante el apoyo de una plataforma interactiva de nominada “ágora”; será “lanzando”, el jueves 26 de noviembre, con una duración de un largo y tortuoso año, el diálogo propuesto por el Presidente de la República.

Ya hemos indicado que el diálogo planteado, será más bien, el monólogo de la bancocracia “excluyente, impertinente y sin la constituyente” (La Estrella, 20/11/2020). Ahora corresponde dilucidar con los anteriores precedentes «quién gana» y sobre «qué, cuándo y cómo lo gana», en la sectaria conversa desde las alturas del poder. Estimamos que no es la mayoría de la población panameña. Por el contrario, todo apunta a que los resultados, sí es que se dan, estarán dirigidos a apuntalar los resquebrajados pilares de la caricatura de democracia neoliberal pos invasión, sobre la base de un nuevo reparto o “rebatiña” del botín político en que ha convertido la “clase política” al erario nacional. En el fondo subyace la pretensión de la plutocracia de establecer, desde ya, las coordenadas políticas de la transición hacia el año 2024, esto último, -cómo lo gana- en realidad no es parte de la cháchara de las entelequias políticas, esta decisión será adoptada por la redomada Asamblea Nacional, cuando le sea presentado el Proyecto de Ley que reforma el Código Electoral, donde finalmente se decidirán las reglas del juego electoral próximo.

Ello es así, sencillamente porque las seis (6) organizaciones –entelequias- políticas que participarán en propiedad del diálogo -los gremios de la sociedad civil invitados, serán meros “convidados de piedra”, adscritos al perínclito rol de Consejo Consultivo, del “cuarto de a lado”- concurren en representación, de una manera u otra, de los denominados “poderes fácticos” y de la ideología única de los dueños de la macuquina: El neoliberalismo de clientelismo político.

De manera que, aunque la economía empiece a florecer, a mediados del próximo año, esa bonanza no se verá reflejada en los bolsillos de la gente pobre, no alcanzará para satisfacer las legítimas demandas de la clase media profesional postergadas, entre otras cosas, por la pandemia, como tampoco para paliar el precarizado trabajador de la ciudad y del campo, porque será poco, para la desmedida glotonería del capital financiero y de la oligarquía burocrática corrupta.

Y, para derramar el vaso de agua de la paciencia de los trabajadores de la intelectualidad y de los panameños de a pie en general, que observan sin perspectivas positivas su futuro y el de sus familias; como ha ocurrido durante siete quinquenios de gobiernos neoliberales que reniegan de la “Constitución militarista de 1972” por considerar la Carta Magna de corte autoritaria (Poder concentrado en el Órgano Ejecutivo), este gobierno ha rechazado -a pesar de ser una promesa de campaña- la convocatoria de la CONSTITUYENTE de la cual se derive un verdadero, efectivo y nuevo PACTO SOCIAL, capaz de erigir una NUEVA REPÚBLICA, democrática, de hombres y mujeres libres, solo sujetos al imperio de la Ley. ¡Así de sencilla es la cosa!

El autor es abogado y analista político.