Temas Especiales

05 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Campo feliz de la unión...

Pocas veces hemos podido cantar la unidad como fuerza nacional. Agresiones internas y externas nos han manipulado para mantenernos divid...

Pocas veces hemos podido cantar la unidad como fuerza nacional. Agresiones internas y externas nos han manipulado para mantenernos divididos.

El 9 de Enero de 1964 se dio esa unidad del pueblo en la calle y un Congreso de 180 organizaciones. Pronto los comerciantes cedieron por sus bolsillos, y Omar Torrijos apresó a los héroes.

Han diferido los productores de agro e industrias contra los comerciantes. Militares y sus cómplices, contra civiles. Calle arriba y calle abajo. La táctica de USA, algunos banqueros y mercantilistas nos separaron con una dictadura.

La consecuencia de esto es una pobre autoestima, y lo más grave políticas exteriores entreguistas, disfrazadas de nacionalismo.

Los intereses personales y de grupos, las soberbias y orgullos son mecanismos infantiles utilizados para dividir. La publicidad, el mercadeo y el dinero lo complementan.

La unidad tiene que darse en programas concretos de progreso social, honestidad, justicia en todos los niveles. La metodología tiene que ser la que tradicionalmente ha merecido el apoyo ciudadano —Arnulfo Arias Madrid—. Firme, enérgica, valiente, concreta, revolucionaria, con hechos. Unión, Acción, Revolución.

Unión no sólo de candidatos, lo importante es de propuestas que sean del pueblo, los independientes y grupos populares.

La participación de sus banderas de lucha creará efectivamente una política de progreso para todos. Libertad contra todo intento con leyes de repetir una dictadura. Soberanía real sin disfraces, enmiendas, paraguas, condiciones. Que se supere la acomplejada dependencia en armas, peajes, mercados, cultura. Panamá Primero. Justicia sin impunidad.

Que la producción y el trabajo usufructuando de nuestra posición geográfica y de la tierra, beneficien a todos, especialmente a los más humildes —Principio panameñista—, sin egoísmos ni explotaciones.

El pueblo se levanta y advierte. Los empresarios deben comprender a sus clientes y colaboradores. Avanzamos todos o nos seguirán manipulando.

Hechos.

Eliminar toda ley que ponga en peligro los Derechos Humanos. Eliminar la violencia estatal acusada de asesinar obreros. Congelar los precios de los productos de primera necesidad y canasta básica. Hay fórmulas internacionales para hacerlo, con salvaguardas, etc. Salarios justos, incluyendo a los trabajadores del campo, igual en todo el país.

Intervenir a las empresas de energía, de la cuales el Estado es socio, para reducir los costos y tarifas. Eliminar todo intento de privatizar y tercerizar la Salud, el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales —IDAAN— y la Caja de Seguro Social —CSS—. Poner en práctica urgente todas las recomendaciones para eliminar la corrupción, la impunidad y lograr una justicia efectiva ahora.

Poner en marcha los procedimientos para hacer una nueva Constitución. En una agresiva campaña educativa social para eliminar la violencia.

Política real de pleno empleo con los empresarios e inversionistas inteligentes.

Participación real de la ciudadanía sin manipularla con caricaturas de concertaciones internas de gobierno.

No utilizar los recursos del Estado en las elecciones. Seguir el ejemplo del presidente panameñista Guillermo Endara.