Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El ‘Estadista Hípico’

“¡Se abrieron las portezuelas!”, pregonaba el inolvidable “Chelo” González para describir el inicio de las carreras de caballo en el ant...

“¡Se abrieron las portezuelas!”, pregonaba el inolvidable “Chelo” González para describir el inicio de las carreras de caballo en el antiguo hipódromo de Juan Franco, allá en los años 50. No sé cuáles son las frases que utilizan los comentaristas contemporáneos, pero pidiendo disculpas por mi prejuicio generacional, no creo que estos me cautivarían a igual que el gran “Chelo” y el fabuloso “Fat” Fernández. Reitero, “prejuicio generacional”.

El inicio de cada año es como un río caudaloso con innumerables recuerdos —algunos gratos y otros no, pero casi todos son inolvidables. Al mencionar a “Juan Franco” me es imposible olvidar el asesinato del presidente Remón, ocurrido en el mismo año en que yo saliera de Panamá. Igualmente doloroso es el recuerdo de un condiscípulo e hijo del director de mi escuela primaria y de quien se alega fue partícipe en dicho homicidio. Entre los más “gratos” es el acordarme de un gran amigo “hípico” y “estadista”.

El juez supremo ya ha presionado el botón y los caballos salieron de las gateras y están sobre la pista. ¿En qué orden terminarán? ¡Sólo el Creador lo sabe! Algunos de los potros y potrancas correrán con “pila”, lo cual se negará profusamente. Unos se cansarán por lo largo de la distancia; otros no fueron nutridos ni adiestrados debidamente. Otros tendrán jinetes excepcionales —en mi tiempo, como “Blas Tanque” Aguirre y Roberto “Bobby” Reid. ¡Mejor sería olvidarme de muchos! Hablo de recuerdos, porque, como sugerí, estamos en plena carrera “2009” y mi río está lleno de recuerdos.

Dice la cosmología de mis ancestros africanos que cuanto más nos acordamos y mencionamos los nombres de seres queridos que han fallecido ellos nunca morirán. Esta mañana me acordé de un gran amigo y un panameño, nacionalista, diplomático y estadista “par excellence” —quien fue mi mentor en la política patria; Aquilino Boyd. Este ex canciller y embajador fue hombre de impecables dotes y talentos humanos. (Nuevamente pido disculpas por mi “prejuicio” personal; sin embargo, sé que muchos comparten estos sentimientos). Al acordarme de Aquilino imágenes del “estadista” como “hípico” me condujo a enfocar estos pensamientos con los equinos sirviendo de fondo; Además, pienso que la vida puede ser una “carrera” en la cual todos corremos. Algunos llegaremos a la meta y otros no. Lo triste es no saber cuál es dicha meta y a dónde nos dirigimos. Me pregunto: ¿Cómo vería Aquilino la carrera “2009”?.. ¿A qué distancia corren?, ¿quién será el o la jinete?, ¿corren con o sin pilas?, ¿acaso conocen la meta?”.

Finalmente, ¿a quién apostaría mi mentor? No tengo respuestas específicas, pero creo que Aquilino criticaría, de manera tajante, la campaña política actual por la carencia de visión, de ideas y planteamientos claras y precisas de los candidatos; donde reinan la charlatanería y los insultos.

¡No sé quién vencerá! Empero, mis mayores deseos son que del “pelotón” del 2009 surja un mandatario (a) con agallas para defender, velar y proteger a toda la Nación, sin concentrarse en las clases pudientes ni en los EE.UU. Nuestras clases medias y pobres también son panameñas. ¡Aquilino nunca lo olvidó!

-El autor es escritor y docente residente en Nueva York.cerussman@yahoo.com