Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Martinelli y el ‘cambio’

El 2 de enero de 1941 se sancionó la segunda Constitución Política de Panamá. Y su Artículo 23 estableció: “Son de inmigración prohibida...

El 2 de enero de 1941 se sancionó la segunda Constitución Política de Panamá. Y su Artículo 23 estableció: “Son de inmigración prohibida: la raza negra, cuyo idioma originario no sea el castellano, la raza amarilla y las razas originarias de la India, el Asia Menor y el Norte de África”, este sólo Artículo Constitucional, cuyo espíritu emanó de un “líder” autocrático, prepotente y ególatra reflejó de cuerpo entero la personalidad del Dr. Arnulfo Arias Madrid, quien además simpatizó con la “Doctrina de Adolfo Hitler”.

En su mandato se hacía lo que él decía y punto, porque muchos no querían perder su trabajo, la amistad, o el poder y aceptaban y actuaban como autómatas políticos detrás del Dr. Arias, siendo éstas unas de las principales causas que motivaron su primer derrocamiento. La Constitución del 41 se mantuvo vigente hasta 1945, cuando Ricardo Adolfo De La Guardia, en calidad de ministro encargado de la Presidencia y gestor del golpe de Estado, promovió una nueva Constitución. Los Constituyentes electos nombraron a don Enrique Adolfo Jiménez, presidente constitucional y en 1946 se aprobó la Tercera Carta Magna.

Con muchas canas, más de siete décadas vividas y cantidad de kilómetros recorridos, nos han permitido ser testigos de varias contiendas políticas y enfrentarnos, hoy día, a un candidato que emula muy bien al recordado “Saila” Arnulfo Arias y es don Ricardo Alberto Martinelli Berrocal, quien está integrado al vaivén político con sus eslóganes de “Cambio” y “En cuarenta años, no se ha hecho nada”. Pero en su afán publicitario se olvida de que, aunque pretenda vestirse, trabajar y llorar con la gente del pueblo, no podrá sentir el dolor que siente el campesino, el jornalero, la madre abandonada, el niño huérfano, el carente de recursos para medicina y el anciano desplazado.

Eso, pueden saberlo los campesinos de Soná, quienes por años trabajaron sus fincas, quienes iban de sol a sol recorriendo grandes extensiones de terrenos de Veraguas, cumpliendo faenas de trabajo, donde no se podía hablar de la Canasta básica ni de Seguro Social, pero sí del paludismo, tosferina, tuberculosis, alferecía, y donde se bebía chirrisco, agua de pozo o de la quebrada.

El “Cambio y lo hecho en cuarenta años” son ignorados por Martinelli Berrocal, olvidando que el gobierno de los militares y la llegada del PRD desarrollaron el Sur de Veraguas, con programas donde hubo hospitales, caminos, acueductos, ingenio, Ministerio de Desarrollo Agropecuario, políticas agrícolas y urbanas para sacar a los “peones” de las fincas de los gamonales, porque Torrijos, desde su infancia fue testigo de las injusticias de éstos terratenientes con el pueblo.

De ese “Cambio” no quieren hablar quienes sufren de amnesia política y pretenden con espejitos y colores como hicieron los españoles a los indios, engañar a los incautos, en un acto de ilusionismo y malabarismo demagógico.

Esperamos que en estos momentos históricos para el mundo, los panameños podamos escoger la mejor propuesta política y no agacharle la cabeza a quien ha demostrado que manda, actúa, piensa y ejecuta “solo” sin consenso y sin ser coherente.

-El autor es historiógrafo y escritor.escritoramador@gmail.com