Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Políticos sí, embusteros no

En los últimos días el nivel de la propaganda política se ha incrementado exponencialmente con respecto a lo que teníamos hace un mes ap...

En los últimos días el nivel de la propaganda política se ha incrementado exponencialmente con respecto a lo que teníamos hace un mes apenas. No obstante, a excepción de la ingeniera Balbina Herrera Araúz, los candidatos a la Presidencia de Panamá han rehuido coincidir en los diferentes foros o debates que les han propuesto con el fin que expusieran allí, frente a las cámaras y micrófonos de los distintos medios de prensa lo que realmente proponen como agenda de trabajo para sus administraciones.

Los panameños únicamente pudimos escuchar a la candidata del PRD ofreciendo la información de sus planes y de las estrategias y métodos que va a utilizar para ponerlos en ejecución. Es cierto que los otros dos aspirantes a la Presidencia han presentado sendos documentos exponiendo sus planes de gobierno, planes que —hay que decirlo— no difieren gran cosa el uno del otro y que básicamente no logran convencer a los que los hemos leído por el hecho de que no han sido sustentados por sus proponentes. Y por lo tanto, muchas de las afirmaciones de lo que harán están como en un "limbo" inalcanzable que no es posible de entender, mucho menos de aprobar por los electores. Uno de ellos habla de la construcción de un metro, un nuevo capricho del señor de las Zapatillas, por el simple hecho de haber utilizado el que existe en Santo Domingo. Gracias a Dios, no lo recibieron en limusina, sino hoy día estaría proponiendo que esa es la solución al problema del transporte masivo. Solo para que hagan el ejercicio, les informo que el kilómetro de un metro cuesta hoy más de 60 millones de dólares. Multipliquemos eso por la cantidad de kilómetros entre Chilibre y la ciudad y entre Mañanitas y un punto parecido.

Es muy bueno soñar y soñar, pero cuando hay que ver de donde se sacan dos mil o tres mil millones de dólares para hacer realidad ese capricho sin sacrificar el futuro panameño y sin echar por la borda la vital conclusión de la modernización de nuestro Canal, entonces con los pies sobre la tierra no queda de otra que dejar los cuentos "chinos" en la casa antes de salir de ella.

Con las cifras halagadoras que presenta nuestro país a escala mundial en materia económica, no se vale que nos vengan a vender "ilusiones" que se nos hagan promesas sin sustentación económica, que cuando se les pide explicaciones a esos ilusionistas, nos salen con que a lo mejor, tal vez, posiblemente, y cosas etéreas que no se compaginan con la solución a nuestros problemas. Es por eso, que cada panameño cuando escucha esas promesas del candidato de las zapatillas, comenta en voz baja, “cuento es lo que no quiere". Por esto es que son i mprescindibles los debates y foros entre quienes proponen soluciones cónsonas y realistas como la ingeniera Balbina Herrera Araúz y quienes proponen sueños sin sustentación alguna, producto de la ingesta de medicamentos reservados para quienes sufren del síndrome de presidencialitis.

-El autor es periodista. erluga@cwpanama.net