Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Urge una reforma electoral profunda

Quienes conformamos el Comité Ejecutivo del Partido Alternativa Popular (PAP), en formación, hemos enviado una Carta Abierta al presiden...

Quienes conformamos el Comité Ejecutivo del Partido Alternativa Popular (PAP), en formación, hemos enviado una Carta Abierta al presidente Ricardo Martinelli en razón de sus opiniones expresadas el domingo 21 de junio, en el sentido de alentar a los sectores populares y de izquierdas de Panamá a conformar un partido político, con miras a la participación cívica en próximos comicios.

En el PAP estamos trabajando en esa dirección, pero le decíamos al presidente que el Código Electoral vigente está lleno de trabas que dificultan la formación de nuevos partidos, para quienes carecen de recursos económicos, en especial si sus componentes proceden de las capas medias y bajas de la sociedad.

Para hacer realidad un avance en el proceso de democratización del país con la incorporación de sectores hasta ahora excluidos de participación, objetivo en que al parecer coincidimos, le solicitamos a Martinelli un compromiso formal para lograr una reforma profunda de la legislación electoral que incluya, entre otras cosas: Una disminución significativa de la cuota que se exige para la inscripción de nuevos partidos y candidaturas independientes; Una modificación de la forma onerosa en que se recogen las firmas de adherentes, con libros fijos o estacionarios, a libros móviles.

La implementación democrática de la libre postulación presidencial, como establece la Constitución y ha certificado recientemente la Corte Suprema de Justicia; Establecimiento de topes y controles públicos a las donaciones privadas que reciben partidos y candidatos: Reglas claras que impidan la postulación de extranjeros o nacionales que hayan renunciado a la nacionalidad, así como personas investigadas por cualquier ilícito, postularse a cargos de elección popular.

El desarrollo de estas reformas, y otras que se puedan sugerir, debe hacerse en un marco que escape al control de la partidocracia sobre la llamada Comisión de Reformas Electorales, que por ley debe reunirse seis meses después de los comicios, donde coartan persistentemente la participación de la sociedad civil.

El presidente Martinelli, apoyado por una coalición que tiene clara mayoría legislativa, está en inmejorables condiciones para hacer realidad estas aspiraciones democráticas que comparte un gran sector de la ciudadanía. Por eso, un compromiso claro de su parte con el país, hacia estas necesarias reformas electorales, sería importante.

Por nuestra parte, manifestamos que nuestra vertical oposición al programa social y económico diseñado por la Alianza por el Cambio, no será óbice para dialogar respecto a una materia tan importante para el futuro de nuestro país, como es la reforma profunda del Código Electoral.

*Sociólogo.olmedobeluche@hotmail.com