09 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Medios, ingenuidad y ensañamiento

Ahora que pongo en blanco y negro impresiones muy personales sobre el tema del poder omnímodo de los medios, repito lo que he sostenido ...

Ahora que pongo en blanco y negro impresiones muy personales sobre el tema del poder omnímodo de los medios, repito lo que he sostenido por la radio, en el sentido de no hacer leña del árbol caído. Y vale la ocasión para destacar la nula importancia que le dio la ex candidata presidencial del PRD a las advertencias de quienes, por años de experiencia, señalaban lo nocivo que resulta subestimar al más penetrante medio de comunicación social, aquí y en todas partes del mundo, tal como lo está demostrando lo que acontece en Honduras, tras el cruento golpe de Estado de la oligarquía de ese país.

Para desteñirse frente al incisivo acoso de los medios carentes de imaginación para descalificar su condición de mujer profesional, surgida de las entrañas del pueblo, creyó que le hacía concesiones a la retrógrada estrategia mediática declarándose adversaria del despertar progresista de los hermanos latinoamericanos, con Hugo Chávez a la cabeza. Pero, mejor que mejor, si pretendía captar el inalcanzable favor de la ultraderecha cavernaria, tomar distancia de los copartidarios que eran señalados por los trasnochados cazadores de brujas.

Una candidatura de un partido político cuya dirigencia, con excepción de su promotor Omar Torrijos, jamás se ha preocupado por dotarse de un aparato periodístico, con medios materiales y recursos humanos, para depender única y exclusivamente de la voluntad, condicionada por el rigor tarifario del empresariado mediático, jamás podrá aspirar a llevar un mensaje de compromiso a la gran masa de electores.

Volviendo al golpe de Honduras, lo mismo que en Panamá y en todas partes en que los medios son controlados por oligopolios, de ese pueblo centroamericano solo se hubiese conocido lo que a la cadena estadounidense le hubiera dado la gana. Para CNN en Honduras no hubo un violento golpe militar, sino un cambio de gobierno. No hay un títere impuesto por los gorilas. Fueron tan contundentes y tan imprescindibles, para grandes empresas noticiosas de nivel mundial, como la BBC británica, que tanto ella, como la misma CNN se han visto obligadas a insertar las imágenes exclusivas de Telesur sobre lo ocurrido y las referencias a noticias divulgadas solo por Radio Globo.

Pareciera ilimitada la ingenuidad de quien cree en la buena fe de ese poder económico-mediático que nos asfixia. Durante la campaña electoral y posterior a la misma, Balbina cae en las celadas de quienes manipulan la información, principalmente la pantalla chica. Se le invita a participar no porque la quieran mucho, sino porque conocen su espontaneidad y su talento para enfrentar las entrevistas. Sin embargo, se le acosa, se trata de hacer escarnio de su momento histórico-político, si para los fines de aumentar la preferencia de los televidentes, es útil. No ha terminado de hilvanar una respuesta, cuando le martillan otra interrogante y prácticamente no la dejan hablar, porque es la característica de algunos de estos programas supuestamente de debates.

No se trata de diálogo, sino de monólogo, donde el protagonismo lo hurta el presentador. Ni siquiera se disimula el afán morboso de hacer leña del árbol caído.

Un dato importante para la Ingeniera Balbina Herrera. Los programas de TV más cotizados de España le pagan a sus entrevistados, nada menos que entre 15 mil a 18 mil eurodólares, por enfrentarse a una batería de entrevistadores. Si la TV local considera que ella les proporciona mayor audiencia, pues que pague lo que vale. La información o los personajes que hacen noticia, transformada en mercancía por los amos del negocio de la TV, redunda en cuantiosos ingresos por la publicidad que generan. Justo es que los actores de los teleculebrones, cobren por sus servicios.

*Periodista.fuenarroyo@hotmail.com