Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Visita y abraza a tu madre hoy

Normalmente, cuando los hijos crecen, se van de casa, ya sea porque quieren ser independientes o desean hacer las cosas a su manera. Se ...

Normalmente, cuando los hijos crecen, se van de casa, ya sea porque quieren ser independientes o desean hacer las cosas a su manera. Se fueron a estudiar en alguna otra ciudad o se fueron al extranjero, se casaron y comenzaron una nueva vida.

Sea por la razón que sea, abandonaron el hogar de papá y mamá, pero estos siguen siendo sus padres.

Esta nueva vida fuera del hogar nos trae nuevos retos y responsabilidades que en la mayoría de los casos nos aleja de la visita a nuestros padres.

Muchas veces se hace más distanciada, porque el trabajo nos quita tiempo, nuestra nueva familia también, las salidas familiares, y visitamos menos a nuestros padres.

También pensamos que serán eternos. Que cuando sean muy viejitos les estará llegando su hora y es cuando voy a sacar más tiempo para estar con ellos, pero no es así.

La muerte llega en cualquier momento, y cuando llega, el tiempo se detiene, empezamos a pensar, a recordar nuestra vida de niño, cómo nos cuidaba nuestra madre o nuestro padre.

Yo que pasaba todos los días por la casa de mi madre, me decía para mí mismo: “ No tengo tiempo en este momento, volveré mañana para saludarla y darle un abrazo ”, pero ese mañana no llegó para mí.

Suelo pasar por la casa donde ella vivía, pero ya de nada me sirve detener el auto y bajarme. Mi madre no está.

En el momento menos pensado, se acaba todo, y el tiempo no vuelve atrás. Al abrazo que no le di, ya es tarde para dárselo, ya se fue. La palabra que quería compartir con ella, no la puedo hacer. Las historias de nuestra infancia, ya no nos la podrá contar más. Nunca más podré llevarla a dar un paseo en carro, simplemente se fue.

Por eso yo te pido hoy a ti hijo, visita y abraza a tu madre, mientras esté viva, llámala todos los días para saber cómo está, inclúyela en tus salidas de fin de semana, también a tu suegra, ámalas a las dos, y dales el tiempo, que no volverá.

*Ingeniero.josedejanon@yahoo.com

Caricias

Madre, madre, tú me besas..., pero, yo te beso más..

Como el agua en los cristales son mis besos en tu faz..

Te he besado tanto, tanto.. que de mí cubierta estás y el enjambre de mis besos no te deja ni mirar..

Si la abeja se entra al lirio, no se siente su aletear..

Cuando tú a tu hijito escondes no se le oye respirar..

Yo te miro, yo te miro, sin cansarme de mirar. y qué lindo niño veo a tus ojos asomar..

El estanque copia todo lo que tú mirando estás..., pero tú en los ojos copias a tu niño y nada más.. Los ojitos que me diste ya los tengo que gastar en seguirte por los valles, por el cielo y por el mar..

Gabriela Mistral