07 de Dic de 2022

  • Domingo H. Turner III

Columnistas

Apostillas al cuarto juego de esclusas

En artículo anterior: ‘Cuarto juego de esclusas’ pusimos énfasis en dos puntos cardinales: la ‘incosteabilidad’ del Tercer Juego de Esclusas

En artículo anterior: ‘Cuarto juego de esclusas’ pusimos énfasis en dos puntos cardinales: la ‘incosteabilidad’ del Tercer Juego de Esclusas o PAC (Propuesta de Ampliación del Canal) y la ACP administrada como botín de la rancia oligarquía istmeña. Para esclarecer asuntos tan cruciales, empeñaremos en poner al descubierto la cuestión sobre la ‘incosteabilidad’ de la inversión de la PAC. Cuanto idénticamente entrañaría, asimismo, a un Cuarto Juego de Esclusas.

Dicho lo anterior, entrambos barruntos —uno en construcción y el otro para estudio— es imprescindible poner al desnudo primero que el Canal, desde un origen, opera encubierto con subsidios invisibles. Éstos se transfieren al exterior y los absorbe la economía de EE. UU. ‘par excellence’ —mayor usuario con 70 % del tránsito de las mercancías—. Tal ‘subsidio’ obra merced a que las tarifas del peaje cobradas a los buques en tránsito resultan exiguas, tanto que impiden el resarcimiento entonces de los elevados precios de producción con que opera el Canal. Para su aclaración. Ni ahora ni antes, jamás se ha sufragado el ‘agua’ consumida en el Canal por ‘esclusajes’ de los buques en tránsito. En nuestro cálculo, cuantificada ésta por su utilidad en la Cuenca Hidrográfica del Canal, con base en un aprovechamiento rentable, dicho precio arroja B/.0.04436/m3. Cuando nunca se desembolsa.

En el asunto ahora de la PAC, al prurito de mostrar cosméticamente rentable su operación (12 % de la TIR), lo que se recurrió fue a escamotear su inversión dizque U.S.d.$5250 millones por lo que encuadra U.S.d.$8000 millones. Además de montarle otros múltiples engaños financieros, el propósito lo encarnó la intención obsecuente que se la admitiera como una incomparable oportunidad para nuestro enriquecimiento nacional. Desde luego, el engañoso escenario financiero consentía alentar la aceptación ciudadana en referéndum convocado para su aprobación, en octubre de 2006.

Por cuanto referimos, basta reparar en la súbita prorrupción de la millonaria demanda a la ACP por sobrecostes de parte de GUPC en el mes de diciembre pasado. Tras sí, pone en evidencia que la construcción del ‘tercer juego de esclusas’, adjudicada en licitación internacional a dicho consorcio, rubricó a un fraude descarado para agenciarla. Expuesta tan inocultable evidencia de manifiesto, los sobrecostes demuestran consigo turbios manejos velados en la ‘ampliación’ por la ACP y Gobierno.

El trasfondo del asunto apunta, dondequiera, que cualquier ‘ampliación’ del Canal, primordialmente, cierne a una plena provisión de agua cruda en dicha Cuenca, puesto que cumple así operar nuestro Canal. Para tal efecto, resulta indispensable la construcción de mayores embalses, de otra manera no dispondremos entonces acopio de agua suficiente en el Canal para ‘esclusajes’. Naturalmente, la construcción de estos ‘embalses’ acrecienta descomunalmente la inversión requerida. Por ejemplo, el ingeniero Pardo Maurer del ejército estadunidense y diseñador de las esclusas postpanamax, antes de que lo transfirieran por su infidencia, declaró que: la construcción de la PAC podría figurar entre 15 a 25000 millones de dólares. De ahí, pues, consecuentemente entrañaría para un ‘cuarto juegos de esclusas’ provisto de ‘embalses’.

*DOCENTE UNIVERSITARIO.