13 de Ago de 2022

  • Mario Aixel Rodríguez Stanziola

Columnistas

Basta de abusar de nuestra CSS

Resulta un irrespeto y falta de consideración con los dueños de la CSS, las reiteradas y continuas manifestaciones

La CSS no es propiedad del Presidente, ni del Director General de la CSS, ni de la Junta Directiva de la CSS, ni del Ministro de Salud, ni de los gremios de funcionarios de la CSS. La CSS es de todos los trabajadores que cotizamos para financiarla. Resulta un irrespeto y falta de consideración con los dueños de la CSS, las reiteradas y continuas manifestaciones de personeros del gobierno, decidiendo por todos los asegurados, el destino de la CSS.

Las recientes declaraciones de ‘lograr la unificación del servicio de salud pública’ como una prioridad del Ministerio de Salud y comprometer a la CSS para ‘trabajar en esta dirección’ confirma esta actitud. Al mismo tiempo, y con las más perversas intenciones, se está repitiendo que el Riesgo de Invalidez, Vejez y Muerte está en quiebra. Sin embargo, las autoridades de la CSS reconocen que el último estado financiero auditado es el del 2008. Durante la ultima gestión, los estados financieros no fueron auditados (a reconocimiento de la ex contralora, durante su comparecencia en la Asamblea de Diputados) porque el sistema SIPE era un total fracaso.

El informe auditado del 2008, nos informan fuentes internas de la CSS, la reserva del Riesgo de Invalidez, Vejez y Muerte, era superior a los $7 mil millones, sin contar las reservas de los otros Riesgos. Esas mismas fuentes, informan que la reserva del Riesgo de Invalidez, Vejez y Muerte del año 2010 es superior a los $10 mil millones. Además, es conocido, que al cierre del año 2011, los ingresos a la CSS ascendieron a $2 mil 625 millones o sea más del 20% con respecto al año anterior. Así mismo, los ingresos corrientes, excluyendo otros tipos de ingresos, ascendieron a $ 2 mil 556 millones y los gastos corrientes fueron por $2 mil 09.3 millones, con un saldo de $547.2 (Superávit) millones, de acuerdo a los datos proporcionados.

En cuanto a la masa salarial, presentó un incremento anual de $960.1 millones o sea más del 13%. De $6 mil 882.9 millones pasó a $7 mil 843 millones. Es oportuno recordar, que a partir de 2011 y 2013 se dio un incremento de la cuota obrero patronal, pasando de 8%, al 9% y 9.75% por parte de los trabajadores y de 11.50%, al 12% y 12.25% de parte de los empleadores, lo que significa un incremento en los ingresos de la CSS, de por lo menos de 2.5%, si mantuviéramos, hipotéticamente, la misma masa salarial. Pero los analistas económicos nos han demostrado que la masa salarial se ha incrementado a la par del crecimiento económico del país, hecho aceptado por el ex director de la CSS durante su comparecencia en la Asamblea de Diputados, que reconoció más de 200 mil nuevos cotizantes en la CSS y que a manera de referencia, en la sección Capital de la Estrella de Panamá, del día 17 de octubre de 2014, nos informa que de enero a agosto de 2014 se realizaron 189,102 nuevos contratos de trabajo, formalmente inscritos en el Ministerio de Trabajo.

A esta cifra habría que agregarle los contratos informales, sub registros y evasiones, que los economistas determinan en más de $200 millones no cotizados por año, y que representan en estos últimos diez años, mas de $2 mil millones que no aparecen como ingresos de la CSS. El espacio disponible, no me permite agregar más cifras e información, pero con esto es suficiente evidencia, de que no son necesarias nuevas reformas a la Ley de la CSS, para aumentar la edad de jubilación, cuotas, densidad de las mismas y otros aportes. ¡Panameño ponte duro, defendamos nuestro Seguro!

ESCRITOR