Panamá,25º

21 de Jan de 2020

César Valdés Paredes

Columnistas

La renovación está en marcha

Ya se comenta sobre un grupo de universitarios que busca rescatar la vigencia de las ideas de quien fuera su creador

Entre los pasillos, aulas, cafeterías y aceras del Campus Universitario ya se comenta sobre un grupo de universitarios que busca rescatar la vigencia de las ideas de quien fuera su creador, el Dr. Octavio Méndez Pereira. Los desafíos y tendencias del desarrollo universitario en este siglo XXI son una mezcla de tareas inconclusas de la pasada centuria y las nuevas realidades.

Pero este grupo de universitarios no es un movimiento político en el que sea necesario inscribirse, ni está vinculado con ningún partido político; es un sentimiento colectivo que nace con la responsabilidad de rescatar los principios que el maestro Méndez Pereira nos legó, para que nuestra Universidad sea siempre un sendero cierto ‘Hacia la luz'. Con la fuerza de la razón, la energía de la academia y la potencia de la cultura. Deseamos hacer partícipe de este nuevo movimiento a todos los universitarios y universitarias. Estoy convencido de que es necesario rescatar las ideas del maestro Méndez Pereira para reorientar nuestra Universidad de Panamá y llevarla por los senderos que los universitarios y la sociedad panameña nos demandan.

Pero esa renovación, que ya está en marcha, ha sumado a miles de estudiantes, profesores y hasta administrativos, es una renovación que involucra a todos los universitarios por los quehaceres de la institución.

Esta renovación es dinámica, académica, cultural, de pensamiento libre, con espacios para el debate de ideas; pero es importante que esa renovación, que ya está en marcha, reflexione y tome en cuenta todo lo que la administración ha dejado de hacer en estos 80 años de la Universidad de Panamá, de temas trascendentales como: ¿Por qué la institución no ha tenido una renovación académica integral? ¿Cuáles son las causas de la disminución en más de 20 mil estudiantes en los últimos diez años? ¿Por qué no hay una planificación del mantenimiento y renovación de la infraestructura universitaria? ¿Qué debemos corregir para que estemos entre las 5 mil primeras universidades del mundo? ¿Por qué la Universidad ha dejado de ser centro de estudio y propuesta de solución a los problemas nacionales? Al contrario, la entidad ha quedado sometida a la propuesta politiquera de la reelección de una persona, o el ungido del dimitido magnífico, cuyo saldo dejara un gran desgaste y estancamiento, lamentable para todos los universitarios y el país.

Podemos afirmar que en la casa de estudios de hoy, conviven dos mundos, el de los que desde su yo establecen comunicación con los demás, permitiendo que la universidad se exprese ante el mundo, y el de los que desde su Gran Yo imponen el silencio y la inmovilidad, ignorando al otro, y logrando que en la universidad impere la inacción.

Hoy, la universidad marcha dislocada, sostenida y empujada por la gente formal, que habla en voz alta, que hace ruido, que provoca esos ecos que oyen los de afuera: una universidad que se afirma en sí misma de abajo hacia arriba, insistiendo en encontrar las mejores maneras de hacer las cosas.

MERCADÓLOGO Y DOCENTE