Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Roberto Urriola Porras

Columnistas

Individualismo tableño (parte 2)

En la época de 1975 publiqué la primera parte del ‘Individualismo tableño' en La Estrella de Panamá

En la época de 1975 publiqué la primera parte del ‘Individualismo tableño' en La Estrella de Panamá , con el interés de describir las costumbres de este distrito que es cola de península, no tuvo mucha acogida, más bien repudio, por sincerarme en las verdades del pueblo, con mentalidad de pueblo, parodiando a Sócrates y Aristóteles.

Porqué doy el titular de individualismo no refractario, simplemente la disfuncionalidad del terruño no se repone, camina lento como la inmortalidad del cangrejo.

Porras, en 1915, en su discurso para lucirse ante su pueblo, no pudo encontrar acicate para convencer a sus coterráneos de que pensaran en lo atractivo del ornato y el cuidado de la cosa pública, para que quienes llegaran como turistas o forasteros, sustentaran una buena imagen del pueblo que estuviera orgulloso del caudillo. Pues, no fue ni es así, comenzando tiene un mausoleo que lo espera y está vacío, sin embargo otras naciones cumplen con no dejar vacío un mausoleo que se hizo con todo el cariño para que el caudillo mereciera una solemnidad ‘nihil obstat'.

Claro está, el caudillo tuvo y sigue teniendo detractores por querer más la soberanía total de la gente necesitada y no repartirse el pastel de la vaca pública.

A más de la mitad de mi vida extrauterina, he podido ver y constatar en los tableños que se quedan y no emigran hacia otras provincias, que el individualismo tableño no ha cambiado y sigue siendo disfuncional.

Parece ser que las características genéticas (ADN) no han variado; han empeorado cognoscitivamente.

A este pueblo, como diría Bertrand Russell, filósofo norteamericano, ‘no le gusta la excelencia mental y menos resolver sus cosas públicas'.

Por lo tanto, sus características genéticas son quizá remarcadas por intermedio del narcisismo, la vanidad excesiva, la competencia entre ellos mismos, identificarse con el hiperbolismo exagerado de las imágenes. Le llaman ‘muy rico' al que tiene 100 o 300 reses; o se acaba de comprar un Hilux. Además es copista o plagiario, si el vecino o un amigo de la casa tiene a sus hijos en un colegio privado, él lo tiene que matricular, porque ya el colegio público es poca cosa para su familia.

De los años que tengo encima, no he visto todavía homenaje a algunos cuantos luchadores, por ejemplo: Chiminín Sáez, Guillermo Grimaldo, Domingo Castillo, Chanito Cedeño, Nuvia Díaz, por lo menos una calle al dos veces doctor Demetrio A. Porras (presidente nueve años en la Corte Suprema de Justicia), un homenaje al profesor Abraham Gutiérrez por los constantes servicios fúnebres prestados a la comunidad.

En cuanto a los nuevos, Miguel Amaya, por ser el deportista de corta edad más reconocido por la MLB. Igual al tableño Lic. Hernán de León Batista, magistrado más joven que ha tenido la Corte Suprema de Justicia. Sin dejar por fuera a otros dos talentos del deporte de la pelota: Randall Delgado y Carlos Julián Luna.

Comunidad acogedora de Las Tablas, los méritos son para el hoy, la vida es posible con la fraternidad, practíquenla.

Si el alcalde tableño, que lo he conocido siempre como persona positiva, con mandar a elaborar 11 medallas al Mérito y un buen homenaje, su Alcaldía y el pueblo tienen ganada una renombrada gratitud.

Pienso que peleas de competencia y rivalidades anodinas e insustanciales de tunas, no dejarán surgir a Las Tablas nunca.

Después de los carnavales no queda nada y solo ganan en valiosas cantidades las empresas licoreras que se llevan el dinero.

Roma tuvo muchas ‘traditios' de carnaval y epicureísmo, luego pasado el tiempo, se las quitó y entonces fue más grande, mercantilista y poderosa. ¿Cuidado con una epidemia o una pandemia en Las Tablas?

La intriga y la vanidad no dejan réditos a ningún ser humano; dejan odios. Esto simplemente es una manía psiquiátrica del narcisismo y en Las Tablas se ha convertido el carnaval, en trastorno psiquiátrico.

ESCRITOR Y DIPLOMÁTICO.