Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Claudia Brihuega Ortiz

Columnistas

Pinceles para el cambio*

Sentir la curva de la sonrisa de la Mona Lisa, en las manos, las emociones de los protagonistas de los cuadros

Sentir la curva de la sonrisa de la Mona Lisa, en las manos, las emociones de los protagonistas de los cuadros. Posibilidades distintas que favorecen nuevas experiencias a personas con discapacidad visual. La iniciativa Unseen Art (Arte Invisible), creada por el diseñador Marc Dillon, recrea en relieve tridimensional alguna de las obras artísticas más importantes de la historia. El arte favorece la integración social y puede desarrollarse en ámbitos educativos, sociales, clínicos y culturales.

El arte permite expresar lo que con palabras, a veces, no sabemos cómo, crea conexiones sociales y permite eliminar la discriminación. La educación artística para grupos en riesgo de exclusión social es uno de los objetivos del Proyecto Ariadne, desarrollado por un grupo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid, surge como apoyo a procesos migratorios y por los cambios en la identidad cultural. Se incluye dentro del programa Grundtvig, Life Long Learning de la Comunidad Europea, que intenta dar respuesta al reto educativo del envejecimiento de la población y favorecer el diálogo intercultural.

En ocasiones, los cuidados durante la hospitalización se centran en aspectos físicos y se deja a un lado la parte psicosocial de la persona. Camas de colores es un proyecto de talleres de arteterapia pensados para niños y niñas hospitalizados. Aprenden a identificar y gestionar sus emociones, ayuda a los niños a familiarizarse con experiencias difíciles y les proporciona un espacio para el juego que favorece sentimientos positivos.

‘Expresar mediante el color, los diversos soportes y texturas, la forma y la luz, la valentía del que padece un sufrimiento psicológico. Entender el arte como una de las posibles vías de cambio social ', señala la Fundación Cattel Psicólogos. Las enfermedades mentales crónicas graves limitan la funcionalidad y la adaptación social; en los talleres artísticos se seleccionan obras que permiten observar los vínculos personales creados entre las personas participantes y las piezas, pueden desarrollar una respuesta plática y creativa. Las actividades culturales permiten a la sociedad conocer, aceptar y valorar las distintas formas de ser, estar y convivir.

‘Hoy el arte no está en los museos. El arte es para el hombre, dentro del hombre ', decía el escultor Jorge Oteiza. Ser parte del proceso creativo, convierte en sujeto de su propia acción a muchas personas que durante un tiempo fueron solo objeto.

PERIODISTA

*CENTRO DE COLABORACIONES SOLIDARIAS (CCS), CCS@SOLIDARIOS.ORG.ES.