Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Sydia Candanedo de Zúñiga

Columnistas

Candidaturas para confundir

En las últimas semanas han salido a la palestra pública algunos candidatos a rector que improvisadamente ‘promueven el cambio '

Llegó el momento de la gran decisión para la Universidad de Panamá (UP). Al fin se escogen las nuevas autoridades en la Casa de Méndez Pereira. Para cuando se publique este artículo, ya la suerte estará echada y será poco o nada lo que puedan influir mis palabras en el resultado final de esa contienda electoral.

Sin embargo, una vez más, debo recalcar los graves peligros que se ciernen, si la decisión que tomen los votantes no es acorde con la necesidad urgente de cambios estructurales y, más que nada, cambios morales en la UP. Lo más preocupante es que no todos los electores son conscientes de esta situación y del grado de manipulación que en perjuicio del país y de nuestro centro de estudios superiores, utiliza la Rosca Universitaria para mantenerse en el poder.

En las últimas semanas han salido a la palestra pública algunos candidatos a rector que improvisadamente ‘promueven el cambio ', lo que, si no fuera porque ya se conoce la realidad de la UP, a muchos panameños nos confundiría, pensando que estos candidatos simplemente están ejerciendo su derecho democrático y legítimo a participar; pero en nuestra opinión, esto no es así, estas candidaturas, todas, han nacido de las entrañas de la misma Rosca Universitaria actual, como fantoches de la colina, con el afán de engañar a los electores y restarle votos al verdadero candidato del cambio, cambio que está caracterizado solo en la figura del profesor Eduardo Flores Castro, quien lideriza el Movimiento de Renovación Universitaria (MRU).

No puede ser que los mismos responsables, por acción u omisión, de los desmanes en la UP vengan ahora a jurar lealtad a la Universidad y presentar fórmulas para hacer que las cosas funcionen correctamente. No, son ‘los mismos con las mismas '. Copian temas y parafrasean el lenguaje del candidato del MRU, el profesor Flores, nos llenan de promesas que nunca piensan cumplir, y muestran espejismos para votantes distraídos e indolentes, como hacen en nuestra folclórica y nefasta política criolla, los candidatos a diputados y demás puestos de elección.

Esas candidaturas para confundir, están dirigidas a grupos gremiales, étnicos, empresariales o de otro tipo, con el afán de captar dentro de esos grupos electores opuestos al sistema y además inducirlos al error de desperdiciar el voto. Son candidatos conscientes de que no van a ninguna lado, pero que, ante un fraude, se cuadrarán y unirán filas con el candidato oficialista, el ungido de la rectoría actual.

Estos ‘aspirantes a rector ', con su proceder, convierten un torneo electoral, que debería ser serio y moral, en un torneo carnavalesco, que distorsiona el pensamiento del Dr. Octavio Méndez Pereira, fundador de la UP, quien en una ocasión dijera: ‘Donde el hombre no aprehende la existencia y la realiza y arriesga, pierde su valor de hombre integral, pierde interés por los altos conceptos de la vida (...) y cae en la laguna de la mediocridad creciente, hervidero de intereses y pasiones pequeñas '. Y eso está ocurriendo en la UP con estas candidaturas oportunistas e improvisadas que son un irrespeto al pensamiento de los creadores de la principal Universidad Estatal del país.

Las fuerzas de la UP tienen que reaccionar y buscar la renovación de esta Casa de Estudios para que sea académica, no con los vicios politiqueros que mantienen al personal docente, educando y administrativo amarrados a los intereses del clientelismo partidista, que conducen, no a un educador libre y preparado, sino a un universitario servil y de bajo perfil, que tiene que agachar la cerviz para sobrevivir frente a la persecución.

Es una renovación universitaria la que se pide y un rector que sea un verdadero académico y no un traficante de conciencias. Y esto se conseguirá no con el candidato de la Rosca Universitaria y sus candidaturas satélites creadas para confundir. Esto solo se conseguirá con la elección de los candidatos del MRU y del Dr. Eduardo Flores Castro, aspirante que ha presentado una hoja limpia de estudios y realizaciones, con una trayectoria clara y humanística.

En el momento de la gran decisión para la UP, es hora de usar la verdad y no la hipocresía, que es el peor pecado que se comete en las elecciones a rector.

EXCATEDRÁTICA DE LA UP Y POETISA.