Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Ernesto Enrique Tamayo Pimentel

Columnistas

Hacia una sociedad sin recuerdos

Pero en algunas ocasiones la resurrección es posible y podemos volver a escuchar lo que creíamos muerto

Cuando el capitán Pierre-François Bouchard descubrió la denominada piedra ‘Rosetta ', por allá en 1799, nos dio la clave para interpretar y adentrarnos en el universo simbólico del antiguo Egipto.

El lenguaje cumple una función dual, por un lado es un instrumento de socialización y, por otro, es un producto de la sociedad. Al ser producto cambia, varia y lleva la misma suerte de donde surge. La pérdida de un idioma es el fin de una forma de ver el mundo y en cierta manera el fin de un mundo, según la revista National Geographic cada diez días muere un idioma.

Pero en algunas ocasiones la resurrección es posible y podemos volver a escuchar lo que creíamos muerto. Pero lo que hace plausible este renacimiento es el material escogido para guardar dicha interpretación del mundo.

Con el pasar de los años se vislumbra la desaparición de los individuos y el final de las civilizaciones, pero la piedra y, en menos medida, el papel ha demostrado ser capaz de pasar la mayor prueba de todas, la del tiempo.

Actualmente vivimos en lo que se podría llamar la Sociedad de la información , pues los adelantos en la técnica nos permiten efectuar, de forma rápida, procesos que hace menos de cincuenta años eran costosos y lentos. Además, la facilidad dada por la Internet fomenta el intercambio de persona a persona y la distribución de la información.

Pero también crea una serie de consecuencias inesperadas, como, por ejemplo, la dependencia tecnológica por aquellos que la requieren en cualquier lugar y momento. También hay una porción de la población, por su condición social, que no tiene el más mínimo acceso y, por lo tanto, se genera una brecha en el conocimiento.

La digitalización del conocimiento ha traído grandes beneficios, pero se ha convertido en una especie de disolvente de la historia cultural y los que se han socializado en la era de la información parecen más susceptibles a ser engañados por informaciones falsas y malintencionadas vertidas en las redes sociales.

También parece que el material escogido para guardar la información es remplazado, ya nadie se acuerda de los disquetes y no existen computadoras nuevas en el mercado capaz de leerlos.

Pudimos revivir el lenguaje y el mundo simbólico del antiguo Egipto por la piedra ‘Rosetta ' ¿Dónde está nuestra piedra para que las futuras generaciones entiendan nuestra interpretación del mundo?

SOCIÓLOGO