La Estrella de Panamá
Panamá,25º

11 de Nov de 2019

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Corrupción y clientelismo político

... la bola pica y se extiende. Se habla de políticos, autoridades, empresarios, banqueros involucrados en los casos de Mossack-Fonseca, Odebrech y la ‘Lista Clinton'.

Tal como lo advertimos, el 2017 será el año en el que el gobierno pretende imponer una serie de medidas económicas que afectarán a la mayoría de los panameños. Dejará el 2018, año preelectoral, para ‘inaugurar obras con sobrecostos', al igual que lo han hecho sus antecesores, en búsqueda de tapar con una mano el descontento nacional.

En el plano del costo de vida, se anuncian drásticas medidas impositivas (aumento de impuestos), en búsqueda de que sea el pueblo trabajador, quién paga impuestos y a quién los empresarios trasladan los gravámenes, el que financie las obras y los sobrecostos que caracterizan a la mayoría de ellas.

Por poner un solo ejemplo, está el caso del incremento del costo del Registro Único Vehicular de B/. 10.00 a B/. 100.00 en los autos de hasta 15 mil balboas, que son los de mayor adquisición entre los sectores de bajo poder económico.

Por otro lado, se advierte la misma estrategia en los avalúos de las hipotecas, medida que vienen impulsando sectores de poder económico ávidos de tomar propiedades para sus proyectos inmobiliarios.

La pregunta es ¿para qué quiere el Gobierno más recursos, si no se atienden las demandas sociales?

Todo parece indicar que es parte de las medidas para financiar sus negociados.

Por otra parte, el incremento de la energía eléctrica ha representado en algunos hogares aumentos de 20.00 y más balboas.

La ola alcista del combustible se dispara al resto de los bienes y servicios básicos y el costo de los alimentos sigue aumentando, dejando en la más completa indefensión a consumidores y productores, para favorecer a distribuidores e importadores.

También se espera aumento del transporte público (MiBus y Metro).

En el caso de la corrupción, cuyo costo social también lo paga el pueblo, la bola pica y se extiende.

Se habla de políticos, autoridades, empresarios, banqueros involucrados en los casos de Mossack-Fonseca, Odebrech, la ‘Lista Clinton', sin dejar de lado los 420 millones de balboas atracados al Programa de Ayuda Nacional (PAN).

En el caso de Odebrecht, fuentes de la Procuraduría señalan que la empresa entregará los $59 millones de coimas; sin embargo, tal como cuestionaba el Dr. Fernando Cebamanos, presidente del FAD, ¿éste hecho repara el delito? ¿los que recibieron son inocentes a pesar de que se quedan con los $59 millones?

Es necesario saber los nombres de los que recibieron los $59 millones y mucho más desde que el consorcio entró a Panamá (Administración Torrijos, Martinelli y Varela); conocer los bancos y banqueros que hicieron el lavado de esos fondos que son del pueblo.

El pueblo exige una investigación seria, con resultados verdaderos, las muestras hasta ahora son nulas, como en los casos del PAN y Mossack-Fonseca.

En el tema electoral, se pretende asignar cien millones de balboas al proceso electoral, que provienen de fondos públicos, lo que significa una suma cuantiosa en función de las múltiples necesidades que a diario sufre el pueblo panameño.

De estos cien millones, el 96% será entregado a los partidos tradicionales, siendo PRD, Panameñistas y CD los más favorecidos.

De estos cien millones, el 60% será destinado a publicidad, es decir a los dueños de grandes medios de comunicación social y publicitarias; en una distribución totalmente desigual: ‘de cada cien cuñas electorales verás 96 de partidos tradicionales, 6 se dividirán entre todos los nuevos partidos y cero corresponderá a las candidaturas independientes'.

Las reformas no plantean la transparencia, pues no hay obligación de revelar ‘donantes' (da pie a la introducción de fuentes no lícitas y a ‘inversiones' para obtener réditos financieros luego de las elecciones), se elimina sanciones a quienes no presenten la proveniencia de sus fondos de campaña. Permitirá a diputados, alcaldes y representantes corruptos reelegirse.

En esencia, las reformas al Código Electoral que se encuentra en la Asamblea Nacional promueven el clientelismo salvaje. De aprobarse estas reformas, la llamada democracia panameña, será más que nunca ‘democracia para los ricos y corruptos'.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO