Temas Especiales

22 de May de 2022

  • Carlos Enrique López Fitzpatrick

Columnistas

El probien para la Contraloría General de la República

El ciudadano desea tener la convicción de eliminar las malas prácticas para erradicar la corrupción.

La Contraloría General es un organismo estatal independiente de carácter técnico cuya misión institucional desde su inicio, como lo describen los antecedentes, era la búsqueda de respuesta a la corrupción de esa época, que comienza en la década de los 20 y que mediante una investigación económica solicitada por el Presidente Florencio H. Arosemena al señor George E. Roberts, se produce el Informe Roberts, que determina la reorganización de la contabilidad oficial y métodos de fiscalización y la creación de la Contraloría General. Léase la Gaceta Oficial 5926 de 6/2/1931, la Ley 84 de 1930. Luego, la Ley Orgánica No. 32 de 1984 y así sucesivamente otras disposiciones legales. Sin embargo, en nuestra Constitución de la República vigente la CGR ocupa el capítulo 3° del Título IX La Hacienda Pública. Menciono esto porque con antelación tenemos los Derechos como garantías fundamentales y primordialmente el escenario de resarcimiento que la CGR no adopta, como tampoco incluye como preceptos constitucionales en las normas que emiten. La ausencia de estas reglas son las que propician la corrupción. Que supuestamente las actuaciones de los 25 contralores, muchos de buena fe, y otros con las malas prácticas, incluyendo la dama Gioconda Torres de Bianchini en su período 2010-2014 no contrarrestaron los actos de corrupción gubernamental, ya que el proceso de desarrollo y crecimiento institucional depende de sus recursos humanos, en el cual algunos villanos hartos de ajo entraron en el sistema como adherentes ocultos unos amanuenses y otros con delirio de grandeza para actuar sagazmente. Por el momento estamos seguros de que la corrupción continuará en vista de que, también las malas prácticas. Porque el paso esencial de los colaboradores es ser astuto y prudente en la institución. Además, los politiqueros descubrieron que la sociedad está en un estado de idiotismo.

A continuación, por el momento mencionaré dos (2) malas prácticas como fuente de corrupción: a.- Refrendan pagos millonarios para cancelar software adquiridos por entidades CSS, DGI y otras, cuyos programas no cumplen con la expectativa de mejoramiento al ciudadano-usuario en el sistema de informática. Las preguntas son: ¿A dónde está el acto de fiscalización? O es que hay que ayudar a los oferentes de tecnología en perjuicio de los usuarios. ¿A dónde ésta el precepto constitucional artículo 49 en los contratos en favor de los clientes-usuarios?

B.- Como institución independiente, se manifiesta con sus propias normas, y se incorporaron para ellos mismos, acciones de personal, como la siguiente; licencia sin sueldo para trabajar en otra institución. Después vemos el efecto de su propia disposición legal de los altos jerarcas de la institución con el calificativo de peculado en la fiscalía Sexta Anticorrupción. La pregunta necia: ¿Quiénes practican la sagacidad?

El probien está en la conducción por el camino correcto que anhelan los ciudadanos de este país, esperando la solución implementando el resarcimiento, se elimina la respuesta –¡disculpe! El ciudadano desea tener la convicción de eliminar las malas prácticas para erradicar la corrupción.

CONTADOR PÚBLICO AUTORIZADO.