La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Avatar del Mireya Lasso

Mireya Lasso

Columnistas

Ya es suficiente: ¡basta!

‘La primera ministra inglesa reaccionó (...) protestando por la excesiva tolerancia que permite estos extremos desalmados'

A última hora, una noche de la pasada semana, el mundo se enteró de otra demoníaca acción criminal de tres forajidos que en el puente de Londres lanzaron su vehículo contra incautos turistas. Después del daño causado, se introdujeron a un restaurante cercano donde clientes desprevenidos disfrutaban relajadamente, procediendo entonces a acuchillar a cuantos encontraron a su paso. Esa acción insensata dejó un saldo de tres muertos, varios heridos y una ciudad alarmada. No es la primera vez que algo así sucede protagonizado por personas que se consideran héroes de una misión honrosa. El grupo terrorista ISIS ya reivindicó la acción de sus ‘soldados'.

La primera ministra inglesa reaccionó de inmediato protestando por la excesiva tolerancia que permite estos extremos desalmados. ‘Es hora de decir que ya es suficiente' contra estas acciones copiadas e improvisados por fanáticos que no necesitan mayor preparación. Fue el tercer atentado en tres meses con saldo de 7 muertos y 48 heridos, sumado a los 5 muertos cerca del Palacio de Westminster y a los 22 del estadio de Mánchester.

Según la mandataria no es posible seguir tolerando estos actos y es hora de actuar decididamente para acabarlos. A esos efectos delineó cuatro estrategias que su Gobierno implementará con apoyo coordinado del Gobierno con toda la sociedad. Según expuso, es necesario eliminar los espacios libres que nuestros países les deja a los terroristas disponibles para sus actividades, incluyendo espacios en regiones del globo terráqueo y en las redes sociales.

Entiende la gobernante que, siendo el extremismo islámico incompatible con los valores de libertad, democracia y derechos humanos de nuestra civilización occidental, ninguna acción militar podrá, ella sola, lograr su extinción sin la extensión de esos valores a ellos y sus seguidores. Es una cruzada que deberá realizarse conjuntamente con el esfuerzo por limitar los espacios físicos actualmente disponibles a través de acciones militares en países como Siria e Irak. Incluye el reforzamiento de las fuerzas policiales locales que les permita actuar rápidamente para neutralizar y combatir localmente a los terroristas, como lo demostró la policía londinense que respondió en ocho minutos al llamado de auxilio de las personas atacadas.

En segundo lugar, es necesario introducir robustas medidas legales para crear nuevas conductas delictivas y castigarlas con un sistema de sanciones ejemplarizante acorde con la gravedad de sus acciones. Igualmente los países amenazados deberán intercambiar toda la información de inteligencia pertinente que les permita una acción conjunta que resulte eficaz y oportuna. Un aspecto complementario es la sugerencia de exigirles responsabilidad de carácter penal a quienes tengan conocimiento de situaciones irregulares o sospechosas; ellos quedarían obligados a denunciar a tiempo esas irregularidades en su comunidad para prevenir la ocurrencia de ataques terroristas.

La mandataria hace un llamado a las empresas tecnológicas a limitar el libre acceso a sitios seguros que las redes sociales le permiten a los terroristas poder coordinar y organizar sus planes sin que la acción preventiva pueda alcanzarlos a tiempo. Los terroristas no muestran necesidad de cuidadosa preparación porque fácilmente copian las acciones de otros terroristas a través de redes sociales.

La postura de la gobernante constituye un mandato a las fuerzas de seguridad inglesas para diseñar planes consecuentes con su discurso, pero sin duda deberá causar un amplio debate al confrontar la necesidad de defender la seguridad ciudadana ante el peligro de una posible violación de los derechos humanos que pretende proteger.

Ese debate entre seguridad y derechos humanos se aplicaría también en nuestro país en la lucha contra la delincuencia y el crimen organizado. Pero igualmente exclamamos: ¡hasta cuándo la delincuencia y la violencia nos amenazan!

EXDIPUTADA