La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Jean Carlo Rodríguez B.

Columnistas

‘Corpus Christi' en la Parroquia Santa María la Antigua

‘Corpus Christi' es el único día del año en el cual el Santísimo Sacramento es llevado por las calles y sectores cercanos al templo de una manera solemne.

El pasado domingo 18 de junio, se celebró la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor en todas las parroquias del país. Son muy conocidas las celebraciones de ‘Corpus Christi', como también se le conoce a esta festividad, en las provincias de Herrera y Los Santos, donde la fiesta se caracteriza porque contiene muchos elementos de nuestra cultura y tradición panameña.

Ahora bien, el evento central de esta solemnidad en las parroquias gira en torno a la celebración de la Santa Misa, en la cual el Santísimo Sacramento se expone para que los fieles puedan adorar a Jesús, verdaderamente presente en el pan consagrado. En la Ciudad Capital, la Parroquia Santa María la Antigua, ubicada en el corregimiento de Betania, se celebran con religiosidad nuestras tradiciones, en especial el día de ‘Corpus Christi'.

En esta comunidad parroquial las preparaciones para la fiesta de ‘Corpus Christi' se inician unas semanas antes, cuando los jóvenes, pertenecientes a la Pastoral Juvenil, comienzan a ensayar la ‘Danza del Gran Diablo', un baile característico de las celebraciones de ‘Corpus Christi' en el interior de la República, que dramatiza el encuentro de San Miguel Arcángel con varios demonios.

Tras largas horas de ensayo durante la noche, los jóvenes danzantes esperan que su sacrifico pueda lograr la excelente presentación de la mencionada danza, con el fin de agradar a Dios y a los espectadores. La dramatización de la ‘Danza del Gran Diablo', no solo es un espectáculo, también tiene un fin catequético que tiene como objetivo instruir a los fieles sobre la fe, de una manera diferente, al representar la lucha entre el bien y el mal con la victoria final del primero, logrado en la figura de San Miguel Arcángel.

Se presume que esta tradición se remonta incluso hasta los tiempos de la colonia, en la cual se utilizaban máscaras para representar a los demonios y así enseñar sobre el bien y el mal a las poblaciones autóctonas.

En adición a esto, los diversos grupos parroquiales se encargan de confeccionar alfombras que cubrirán el lugar por donde pasará el Señor durante la procesión eucarística que se realiza en este día. Los grupos dedican muchísimo esfuerzo y todavía más cariño en la confección de las alfombras que tienen diseños variados que, generalmente, plasman diversas imágenes del pan y el vino consagrados.

Para poder plasmar estos diseños en las alfombras se utilizan materiales como aserrín, pétalos de diferentes flores, diferentes tipos de granos como arroz y legumbres, pinturas, tintes e incluso papel crespón y el domingo por la mañana terminan, con gran esmero y dedicación, la confección de las mismas.

También, ‘Corpus Christi' es el único día del año en el cual el Santísimo Sacramento es llevado por las calles y sectores cercanos al templo de una manera solemne. Esta procesión con la Santa Eucaristía es un signo de piedad del pueblo de Dios que alaba y bendice a su Señor Resucitado que, en un acto máximo de amor y de anonadamiento, quiso hacerse a sí mismo pan para ser alimento y así fortalecer al hombre en su caminar hacia el encuentro definitivo con Dios.

Los feligreses acompañan a su párroco, fray Ameth Moreno Rivera OSA, mientras van entonando cantos de alabanza a Dios que está presente en el pan consagrado.

Adicionalmente, algunas casas de los sectores aledaños a la parroquia organizan altares en los cuales la procesión se detiene y el Santísimo Sacramento se posa sobre estos altares.

Las familias que reciben a Jesús Eucaristía en sus casas lo consideran un gran honor y una bendición grandísima, ya que en este día pueden recibir al Rey de Reyes y Señor de Señores en sus hogares. De una manera especial, ‘Corpus Christi' es definitivamente un día cargado de gracias y bendiciones para todo nuestro país, pues Dios, en su infinito amor, ha querido visitar a sus hijos y mostrarles una vez más, al igual que lo hace todos los días, cuánto les ama.

El domingo pasado fue un día en el cual los feligreses se llenaron de gozo, paz y fortaleza para el camino de la vida, tal como lo confirma Jesús, una vez más, al señalar que estará con ellos todos los días hasta el fin de los tiempos. (cfr. Mt 28, 20).

PASTORAL DE MEDIOS, PARROQUIA SANTA MARÍA LA ANTIGUA.