Panamá,25º

15 de Dec de 2019

Avatar del Julio Yao Villalaz

Julio Yao Villalaz

Columnistas

Cuando China llegó a Abya Yala (América)

Los chinos, en cambio, descubrieron un sustituto para surcar el hemisferio desconocido.

La Ruta de la Seda entrelazó a la China con el continente europeo entre los siglos I a. C. y XV.

Sucesora de la Ruta del Jade (5000 a. C.), la Ruta era una red vial de 13 000 km de territorios, pueblos y culturas. Por la Ruta transitaron mercaderes, filósofos, religiosos y científicos, y por ella entraron a China el budismo, el judaísmo, el islamismo y el cristianismo.

Gracias a su avanzada astronomía, la China navegó en el Hemisferio Sur, algo imposible para otros navegantes enclaustrados en el Hemisferio Norte, donde solo eran guiados por la Estrella Polar. Los chinos, en cambio, descubrieron un sustituto para surcar el hemisferio desconocido.

El emperador Zhu Di (Yongle) de la Dinastía Ming nombró como almirante al frente de la flota imperial a Zheng-He (1374-1433), un militar y diplomático brillante. Con 317 barcos y 28 000 hombres, la Flota del Tesoro era una especie de ciudad flotante. Eran los mayores barcos jamás construidos en madera, seis o siete veces el tamaño de la Santa María de Colón. (http://www.cabovolo.com/2009/07/zheng-he-y-la-flota-del-tesoro.html).

Zheng-He navegó de China al Cabo de Buena Esperanza (África del Sur), y a Senegal en el noroeste africano, desde el cual cruzó el Atlántico y llegó a las Antillas para descubrir el Continente americano. Continuó hacia el sur hasta la Argentina; pasó por el Estrecho; llegó al Perú y Ecuador; atravesó el Pacífico y descubrió la Antártida, Australia y Nueva Zelanda. Comandante de tres flotas, Zheng-He descubrió en siete expediciones la mayor parte del mundo.

Tal se desprende del libro del comandante de submarinos de la Marina Real de Gran Bretaña, Gavin Menzies, titulado 1421: el año que China descubrió América. (https://www.amazon.com/1421-Year-China-Discovered-America/dp/0061564893).

Como afirma Jaime Mateu Pérez (Universidad Autónoma de Barcelona): ‘Este libro... tiene como objetivo principal ofrecer pruebas concluyentes de que los viajes de Zheng-He... fueron los primeros en descubrir y cartografiar el mundo antes de los ‘descubrimientos' de los grandes aventureros europeos como Colón, Cook o Magallanes'.

Para ello, ‘cuenta con unos conocimientos que no tiene ninguno de los grandes sinólogos del mundo, el conocimiento aportado por cuarenta años circunnavegando el globo terráqueo... los conocimientos de náutica, astronomía, vientos, corrientes marinas y la experiencia derivada de haber visitado más de 120 países en los cuales ha buscado incesantemente restos que confirmen su hipótesis' (http://ddd.uab.cat/pub/hmic/16964403n4 /16964403n4p329.pdf).

Los ‘viajes de Zheng-He se adelantaron 87 años a los de Cristóbal Colón (1451-1506), 93 años a los de Vasco de Gama (1469-1524) y 116 años a los de Fernando de Magallanes (1480-1521), todos ellos más famosos y admirados que el propio eunuco chino. Tras su muerte en 1433 nunca más la armada china volvió a realizar ninguna expedición de este tipo por los mares del mundo'. (http://confuciomag.com/zheng-he-el-eunuco-que-conquisto-el-mundo).

Fue un incendio en la Ciudad Prohibida, interpretado como mal augurio, ‘señal del cielo', lo que motivó que, tan pronto Zheng-He regresara de su periplo y ya muerto su protector Zhu Di (1424), el nuevo emperador Hongxi prohibiera salir de China, se cancelaran las exploraciones, se quemaran los informes, documentos cartográficos y bitácoras, y se destruyera la flota imperial.

Como otra intervención ‘del cielo', a principios del XVI, Felipe II prohibió la búsqueda del ‘Estrecho Dudoso' para encontrar un paso entre los mares en Panamá para llegar a China y reemplazar la Ruta que ya se desintegraba, con la advertencia: ‘Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre'. Pero Balboa 'descubrió' el Mar del Sur (Pacífico) e inició el ‘sueño' del Canal.

Como ocurre con toda idea fascinante, la tesis de Menzies cuenta con detractores que apoyan la leyenda eurocéntrica de Colón, aunque no le falten respaldos, como el de Enrique Dussel.

Cuando Albert Einstein propuso la Teoría de la Relatividad (que muchos atribuyen a su esposa Mileva Maric, colega de Nicola Tesla), los más famosos científicos alemanes se mofaban de Einstein y rechazaban su Teoría porque 'no la entendían'.

Se requería inteligencia para entenderla pero mucha imaginación para concebirla. Igual ocurre con Menzies, que primero imaginó y luego comprobó lo que algunos rechazan porque hay ‘vacíos' en sus cerebros.

Luego de estudiar su libro, su tesis es la única forma de explicar muchos de mis enigmas de la presencia china en América precolombina.

Al darle China la espalda al mar, surgieron las expediciones europeas que, con mapas de Zheng-He obtenidos en esa gran Feria Libre cartográfica que era Génova, ‘descubrieron América' y, contrario a China, destruyeron pueblos y culturas de Abya Yala.

Brindo por Mileva Maric, ¡por prestarle su imaginación a Albert Einstein!

ESCRITOR