La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.

Columnistas

Escalandrum, herencia de Piazzolla

‘La trayectoria de Escalandrum le permitirá brindar en Panamá un enfoque variado [...]'

Estaba seguro de la música que hacía, aunque lo criticaban y aseguraban que era un ‘asesino' del tango, el ritmo tan tradicional de esa cultura argentina. Ástor Piazzolla prefería crear una métrica diferente y nuevos motivos referenciales. Por esa razón diría ‘Ellos siguen creyendo en el compadrito, yo no. Creen en el farolito, yo no. Sí, todo ha cambiado, también debe cambiar la música de Buenos Aires. Somos muchos los que queremos cambiar el tango...'.

Y para terminar su defensa, lanzaba un punzante aguijón sobre quienes le acusaban; ‘... pero estos señores que me atacan no lo entienden ni lo van a entender jamás. Yo voy a seguir adelante, a pesar de ellos'. En efecto, continuó e hizo de su quinteto, un modelo de desenvolvimiento sonoro que pudo configurar otros esquemas para que esa cotidiana armonía tan folclórica y local, pudiera hacerse más universal y afamada internacionalmente.

La semilla de este compositor y su trabajo como bandoneonista y líder de grupo se esparció. Luego de sus aportes, el panorama creativo se modificó en todo el país sureño y sobre todo en la capital bonaerense. Empezaron a surgir conjuntos que bebieron de esas ideas y lograron a través de la fusión y búsqueda en otros centros, consolidar una versión moderna con una lógica que se desmarcó de aquella cotidianidad clásica y tranquila en la costa del río La Plata.

Uno de esos herederos es el sexteto Escalandrum, que dirige el nieto de Piazzolla, Daniel, quien prefirió la batería cuya ejecución le ha permitido experimentar con la integración de material melódico proveniente del jazz y otras manifestaciones para crear un repertorio propio con su evolución artística desde 1999. El colectivo adquiere una experiencia con sus giras a unas veinte naciones y apropiación constructiva de otras culturas.

En su producción cuentan con unos diez discos; ellos han logrado algunos méritos nacionales para asignarles un espacio distinguido en su medio; pero también trascendencia y alcanzar nominaciones al Grammy latino hace algunos años. La Fundación Konex, les hizo merecedores de un reconocimiento como sobresaliente intérprete de la música popular en 2011 y luego en 2015, le considera el mejor de la década.

Escalandrum se presentará en la ciudad de Panamá este jueves 28 de junio. Su llegada a esta capital forma parte del programa musical de World Music Panamá y Oscar Producciones. Casi veinte años de tarea incesante y diez discos. En esta obra se expresa fielmente la ruta y proyección de una generación que partió de los ajustes que Piazzolla propuso y su visión de ampliar el horizonte del tango.

Desde Bar los Amigos en 2000 y Estados alterados dos años después, hasta títulos como aquel Proyecto Piazzolla con Elena Roger en 2016 y más recientemente Sesiones Ion en 2017, el grupo ha sabido tomar los signos del sobresaliente abuelo para ubicarse en un medio con perfil propio. En 2011 hicieron público un disco en que homenajearon al mentor, Piazzolla, plays Piazzolla, que expone con claridad las articulaciones de su singularidad.

La trayectoria de Escalandrum le permitirá brindar en Panamá un enfoque variado donde sus últimos títulos se combinarán con el contenido de discos como Sexteto en movimiento, Misterioso o Sesiones en que buscaron la nota y momentos muy específicos que les han permitido descollar en un ámbito de tanta competencia. Sobre todo, en el ambiente de espectáculos y bohemia que permite esa ciudad donde tiene lugar su actividad.

La audiencia nacional tendrá oportunidad de apreciar una presentación muy especial con las armonías de este sexteto, su manejo del espacio acústico y una particular manera de desempeñarse con el tango como punto de partida, pero con un amplio paradigma de formas que nos ofrece Argentina.

PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.