La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Samuel Lewis Galindo

Samuel Lewis Galindo

Columnistas

Por qué Nito...

‘Nito no es un orador elocuente [...], pero [...] conoce, [...], de las necesidades que gravitan sobre el país'

Me une vieja amistad con Nito Cortizo. Siendo yo presidente del Partido Solidaridad y Laurentino Cortizo muy joven, me lo presentó el ingeniero Augusto Zambrano (q.e.p.d.). Muy pronto, por su personalidad y simpatía, se convirtió en un gran activista. Lo que comenzó como una relación política, se tornó en una buena amistad personal. Me enteré, por mi esposa, que mi hijo Enrique y él estaban en la misma clase y escuela. Mi esposa Itza con frecuencia lo llevaba a él —Nito— de la escuela a su casa. En varias ocasiones, cuando él y Enrique se portaban mal, ella los regañaba. Todavía, muchos años después, Nito cada vez que me ve me dice: ‘¿Cómo está la señora que me regañaba?'. ¡Buena memoria!

Nito fue siempre un hombre de familia. A su señora madre, doña Esther Cohen, le tenía un afecto muy especial.

Como miembro de SOLIDARIDAD, Nito se ganó, por su trabajo, la postulación a diputado por Costa Abajo de Colón, lugar donde tiene su familia una finca ganadera. En una contienda muy reñida salió electo. Posteriormente, siendo miembro de Solidaridad, fue candidato a la Vicepresidencia de Martín Torrijos, cuando este perdió la elección frente a doña Mireya Moscoso. Poco tiempo después, al Solidaridad postular al Licdo. Guillermo Endara como candidato presidencial, él renunció al partido y se inscribió en el PRD. Esa actitud suya nunca afectó nuestra relación personal.

Nito Cortizo es un político efectivo y un gran conciliador; su habilidad política la demostró al unir un partido como el PRD que tiene tantas corrientes ideológicas y muchos criterios distintos. Nito sabe perfectamente bien lo complicada que es la herencia, llena de problemas, que deja el actual Gobierno; entre ellos la deuda pública, como nunca antes habíamos tenido; una inseguridad que tiene aterrada a toda la población del país, a pesar de que el Sistema de Seguridad tiene más del doble del personal del que tenían los militares en las décadas del 70 y 80; el altísimo costo de la vida, con un control de precios inoperante y que solo existe por la terquedad de un hombre; la credibilidad perdida en todas nuestras instituciones; la politización de la justicia, con una Procuraduría muy selectiva en sus investigaciones; la falta de transparencia; un desempleo que va en aumento; la falta de planes de salud y educación; escasez de agua y exceso de basura y muchas otras necesidades. Para enfrentarse a tantos problemas, si el Gobierno varelista continúa en su política populista (ya dio el primer paso con la electricidad), dejará muy poco dinero en el presupuesto para el próximo Gobierno.

Para poder resolverlos, Nito Cortizo ha creado varias mesas de trabajo (creo que cuatro o cinco) para presentarle al elector lo que será su gestión de Gobierno por los próximos cinco años. Él ha llamado a cooperar a miembros de mucho talento y prestigio que tiene la membresía el PRD. Eso, entre otras cosas, le ha permitido al PRD ser el partido con mayor cantidad de integrantes del país. Nito Cortizo también tendrá que hacer uso de esa habilidad política que tuvo para ser candidato para lograr distanciarse de algunos miembros su partido que le hacen mucho daño.

Nito no es un orador elocuente y en un debate no debe esperarse que saque la mejor parte, pero es una persona práctica, muy realista y que conoce, como muy pocos, de las necesidades que gravitan sobre el país. Él no es un hombre perfecto, ha cometido errores, pero estoy seguro de que aprenderá de ellos y, como buen político que es, sabrá enfrentarlos. Aunque por naturaleza es una persona conciliadora, que no alberga odios ni venganzas, toma decisiones cuando ello es necesario y lo ha demostrado en su vida pública.

Siento gran simpatía y respeto por algunos de los aspirantes presidenciales y lamento mucho que las circunstancias me llevan por otro camino.

EMPRESARIO