La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.

Columnistas

Espectros electorales que persisten

Una primera etapa constituyó la identificación de posibles candidatos a vicepresidentes de quienes aspiran al solio presidencial por la opción independiente

El ambiente electoral se caldea. Sus actores tratan de ocupar sus lugares y los espíritus de Maquiavelo, Montesquieu, Rousseau, Madison, entre otros, cabalgan y orientan el pensamiento. El país se debate entre convertirse en un modelo que oriente la región y otros ámbitos por su claridad y transparencia o caer en el fango de prácticas que ensombrezcan las acciones y manchen los nombres de partidos y elegidos en estos comicios.

Una primera etapa constituyó la identificación de posibles candidatos a vicepresidentes de quienes aspiran al solio presidencial por la opción independiente. Inmediatamente se soltaron los fantasmas de la desinformación, listas falsas de gabinetes y sobre todo sospechas de una vieja estratagema en el país; la exhumación de difuntos para que endosen su apoyo y voten por ciertos candidatos.

Se inició la investigación para conocer de la posible comisión de esta aborrecible costumbre que forma parte del pasado. Aparecieron los primeros mensajes de falsas noticias —'fake news'— en algunas piezas que surgen en el horizonte de las redes sociales. Esto quiere decir que hay grupos que trabajan en la sombra para enrarecer el rejuego del enfrentamiento cívico que determinará el futuro del próximo quinquenio.

¿Constituye este panorama un avance o un retroceso de los meses previos a elecciones en Panamá? Durante los últimos periodos, el país ha dado muestras de un excelente manejo de las actividades que conforman la temporada de votación en que participa toda la sociedad y que nos ha convertido en ejemplares. El trabajo desarrollado por las autoridades electorales ha concretado balances que nos llenan de optimismo.

Mientras en otros lugares, el anuncio de los seleccionados con el voto demora días; acá se hace pública la información general solo dos o tres horas después que se cierra la fase de comparecencia a las urnas. La etapa de reclamos y recursos es atendida por los organismos que determina la normativa; se cumplen los plazos para el bienestar de los interesados y la población que interviene y se mantienen incólumes sus intereses.

No hay razón entonces para dejar avanzar fantasmas que corrompan la textura política nacional. Existe libertad de acción y de expresión, según la Constitución. Se deja constancia del requerimiento de asumir esta facultad con responsabilidad. Algunos confunden esto con impunidad; otros con destreza, fiereza o sencillamente con una alta capacidad para promover mecanismos absurdos a través de la tecnología y ‘apantallar' a las audiencias.

¿Quién se sienta a crear bulos; a construir falsos perfiles de candidatos; a indagar sobre el pasado y la vida personal de quienes corren para algún puesto; a redactar glosas infestadas para hacer que circulen en los medios presenciales y virtuales? Aquellos que ocupan su tiempo en estas tareas, no miran la perspectiva a largo plazo, sino que se contentan con sus destellos inmediatos y que distraen del análisis serio en los problemas básicos o complejos.

La visión de tales circunstancias y del país marcha a contrapelo en la mente de quienes se lanzan a estas tareas. Ellos desconocen que hay que construir una plataforma social y que el mejor teatro para ello es el tiempo de campaña. Durante este periodo, los competidores se encuentran y dialogan con grupos de variadas tendencias ideológicas para perfeccionar sus propuestas y proyectos que someterán a la ciudadanía.

Entonces ¿qué objetivos tiene crear confusión; desestabilizar las agendas que se elaboran en esta etapa y brindarse como artífices de este caos generalizado? Quienes propugnan por un mal enfoque de la libertad, quizás requieren enterarse de otros caminos y saber de la trascendencia de actos para enmendar constantemente la estructura democrática.

Los candidatos elegidos deben estar sustentados por un desenvolvimiento éticamente correcto; así lograrán la aceptación del caudal mayoritario en esta agitación momentánea en la vida nacional.

PERIODISTA