La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Juan Diego Correa Quirós

Columnistas

En esta elección NO valen las promesas

La realidad es que Blandón, Roux y, Cortizo son más de lo mismo.

Faltan menos de tres meses para las elecciones y no he visto ni una sola propuesta de los candidatos a Presidencia del PRD, Panameñista ni Cambio Democrático.

Solo he visto fotos populistas, alianzas sin sentido y negociados que no buscan satisfacer las necesidades del pueblo.

La realidad es que Blandón, Roux y, Cortizo son más de lo mismo.

Una empresa que preside Stanley Motta (Nistrex Corp.), donó a Cortizo y a Roux la misma cifra: $99 mil 500. Esa es la máxima suma de dinero que se le puede aportar a un presidenciable en una elección primaria, de acuerdo con el Código Electoral.

Solo con esa información de donantes de campaña, los candidatos quedan retratados.

Y ni hablar de los intereses de los diputados jurásicos que muestran su apoyo hacia estos candidatos.

Por lo que veo, somos muchos los decentes que queremos otra alternativa para Panamá, y creo firmemente que no dejaremos que se reelijan aquellos ‘honorables' diputados.

20 dólares no aseguran el futuro de tus hijos. Un jamón que te regalan solo dura una semana. La politiquería partidista pareciera que solo apoya a la mediocridad.

Yo creo que lo bueno llega con mérito y esfuerzo.

¿Seguimos con más de lo mismo o nos arriesgamos?

La mejor manera de tratar de salvar nuestro Panamá es votar informado, por propuestas y no promesas ni regalos. Apoyar lo nuevo y decente.

Creo firmemente que la decencia, pasión y cooperación que unió a tantos panameños la semana de la JMJ pueda ser utilizada para recuperar un país secuestrado por la corrupción y llevarlo por otro camino. Otro camino que nos lleve a una revolución positiva para Panamá.

Se debe votar por ese verdadero candidato independiente. Votar por aquella propuesta que muestra transparencia, experiencia y estructura definitiva. Con un movimiento hecho por y para los ciudadanos.

Porque eso es lo que necesitamos, un movimiento ciudadano con propuestas de todas las clases sociales, diferentes perspectivas, y sobre todo con compromiso y cooperación. No necesitamos otro discurso populista ni autoritario ni basado en un pasado dictatorial.

EL AUTOR ES ESTUDIANTE EN CIENCIAS POLÍTICAS Y PERIODISMO, CANADÁ.