La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Belisario Herrera A.

Columnistas

Ha fallecido un poeta talentoso y humilde

He lamentado el fallecimiento del poeta Luis Carlos Jiménez, tan brillante y muy apegado a la clase humilde de su barrio el Marañón

He lamentado el fallecimiento del poeta Luis Carlos Jiménez, tan brillante y muy apegado a la clase humilde de su barrio el Marañón, en que algunas veces lo visité en el último piso del multifamiliar donde por muchos años residió con sus familiares y fue notorio en él, a pesar de que no le faltaron recursos para vivir en otro barrio, tal vez en una urbanización fuera del área citadina, pero precisamente en esa turbulencia urbana lo conocí hace muchos años y he perdido en qué fecha crucé con él opiniones sobre sus obras y las mías y solo me viene a la memoria que cuando el poeta Álvaro Menéndez Franco me invitó a formar parte del grupo César Vallejo, el buen amigo hoy desaparecido emigró del mismo y formó tolda aparte denominado León A. Soto que quiso honrar a un mártir del verso apaleado a los inicios de nuestra Separación de la hermana República de Colombia.

Al poeta Luis Carlos Jiménez siempre lo noté muy polemista, porque abundaban en su cerebro muchas lecturas sobre la literatura universal y particularmente de nuestro país que podía interpretar a la luz del marxismo, fiel seguidor de ese gran héroe y pensador de la Independencia china Mao Tse Tung, cuyos dirigentes actuales, apartados de todo sectarismo, han aplicado un socialismo con igual realismo de lo mejor del capitalismo. Jiménez siempre previó este momento en que China ha logrado un gran desarrollo admirable en abierta competencia con el poder glorioso que tuvo los Estados Unidos, claro con el sometimiento y la rapiña que se le conoce desde los inicios de su independencia, por parte de los ideólogos llamados los padres fundadores.

Extrañaremos en consecuencia al poeta que comentamos, pero quedan sus producciones para conocimiento de las presentes y futuras generaciones. Debo decir en defensa de Jiménez que quiso imaginar una entrevista desde el punto de vista literario con el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, ya desaparecido; es decir, como buen poeta imaginativo se confundió lo que quiso decir no en forma real de la entrevista sino imaginativa, ya que es potestativo del escritor o el poeta, y yo mismo que he soñado tantas veces he tenido la misma tentación luego de la desaparición del gran líder de la Revolución cubana de que una madrugada yo hablaba con él a la orilla de ese gran malecón que yo he conocido en Cuba y que los turistas visitan y sueñan al compás de sus olas.

‘Requiescat in pace', ¿qué más puedo decir del poeta desaparecido o, como decía el autor Ernest Hemingway, por quién doblan las campanas?

ABOGADO Y PERIODISTA.