La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Luis Rojo

Columnistas

Regulación de juegos mecánicos

Hacemos estas observaciones ya que existen antecedentes, pues una niña de 13 años fue víctima de un llamado gusanito que se salió del carril

Luego de hechos lamentables ocurridos recientemente por irresponsabilidad y falta de mantenimientos a los juegos mecánicos que desarrollan sus diferentes actividades comerciales y lucrativas a lo largo y ancho del país en diferentes ferias y áreas de esparcimiento, hoy día una iniciativa legislativa busca la regulación taxativa de estas operaciones.

La exposición de motivos del documento que será analizado por los diputados señala que dentro del negocio de entretenimientos en nuestro país es común que, desde hace ya varias décadas, existan en diferentes partes de la ciudad capital, así como del interior de la República, juegos mecánicos, los que, en compañía de un circo o de una feria de variedades, componen una alternativa de esparcimiento en los diferentes estratos de nuestra sociedad.

Estos aparatos están constituidos por grandes estructuras metálicas que poseen motores, cadenas inmensas y ensamblajes que configuran el desarrollo mecánico que, bajo la mirada de sus operadores, son encendidos en tiempos alternos, haciendo posible su utilización.

Este negocio o actividad debe ser regulado y evaluado por los organismos de seguridad y administrativos que emitan el permiso para que se lleven a cabo las instalaciones y funcionamiento de las mencionadas estructuras, no dejando escapar el hecho de que las mismas generan riesgos, los que puedan acarrear situaciones que lamentar en los usuarios.

Hacemos estas observaciones ya que existen antecedentes, pues una niña de 13 años fue víctima de un llamado gusanito que se salió del carril, falleciendo de forma instantánea en el lugar de diversión, acto este que dejó consternada a la sociedad en general y más a los residentes de una comunidad en Penonomé, lugar donde ocurrió el fatídico desenlace.

Igual caso, más reciente, en febrero pasado, un menor de nueve años, comenzando su vida, murió al caer de un aparato en movimiento en una feria en el distrito de Santa Fe, al norte de la provincia de Veraguas.

Al respecto de este sensitivo tema, no ha existido una legislación que busque regular el funcionamiento que sin escrúpulos vienen desarrollando, sobre todo empresarios extranjeros, que se han aprovechado de las normativas que han incidido en su actuar, ya que se constituyen plenamente en tema de carácter administrativo en lo particular, pues se desprende de permisos que convergen en los ámbitos o en esferas de las autoridades municipales.

Este importante proyecto de ley viene de las manos del diputado chitreano Manuel Cohen, quien, como residente de la región de Azuero, donde se celebran centenares de ferias y eventos de fundaciones de las regiones o celebraciones de carácter religioso que dan pie a que se discuta con urgencia notoria en el pleno del hemiciclo legislativo esta funesta actividad que ha venido cobrando vidas de niños inocentes.

Entre las regulaciones que establecerá la ley serían las siguientes, deberá existir un informe de inspección del Cuerpo de Bomberos y del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), en la que se establezca que las estructuras mantengan las condiciones de seguridad y funcionamiento aptas para ser utilizadas por los clientes, también deberá existir un informe del Colegio de Ingenieros, donde certifique que se posee un estándar de seguridad apto para su funcionamiento, al tiempo de contar con una póliza vigente de daños a terceros, también se exigirá un depósito de garantías por el mismo monto a los daños a terceros.

Y como nota característica, todo evento de esta naturaleza deberá contar con equipos de primeros auxilios y personal idóneos para tales fines.

Somos del criterio que ya era hora de que, de forma responsable, se presentara este tipo de documentos que se conviertan en ley de la República, con el afán de salvaguardar la vida de propios y extraños que, en lugar de encontrar diversión y esparcimiento, encuentran la muerte de forma repentina, confiando en que estos sitios cumplen con sus respectivos protocolos de seguridad.

COMUNICADOR SOCIAL.