03 de Dic de 2022

  • Avatar del Julio Yao Villalaz

    Julio Yao Villalaz

Columnistas

China, ¿chivo expiatorio?

Entre 1100 y 1800, China fue la potencia global más importante. Sus descubrimientos científicos y geográficos e innovaciones tecnológicas

Entre 1100 y 1800, China fue la potencia global más importante. Sus descubrimientos científicos y geográficos e innovaciones tecnológicas hicieron posible la transición al capitalismo y fueron la base del surgimiento de Occidente.

Según James Petras, ‘ya en el año 1078, China era el mayor productor de acero, 125 000 toneladas, mientras que Gran Bretaña produjo 76 000 en 1788 (siete siglos después). China estaba a la cabeza del mundo en la fabricación de textiles siete siglos antes de la ‘revolución textil' del siglo XVIII de Gran Bretaña (John Hobson, ‘The Eastern Origins of Western Civilization', Cambridge University Press 2004); (‘Auge, caída y resurgimiento de China como potencia global', Rebelión, marzo 21 de 2012).

China era puntero en agricultura, comercio, tecnología y navegación. El papel, la imprenta, la brújula y la pólvora posibilitaron el surgimiento de Inglaterra (Julio Yao: China, el Canal de Panamá y la Geopolítica. http://www.thepanamanews.com/2018/09/yao-la-geopolitica-de-china-y-panama/. Yao, ‘China, hace 600 años, La Prensa, 2005).

En 1588, los buques ingleses más grandes desplazaban 400 toneladas. Los de China, 3000. Los europeos copiaron todo lo que hizo China, pero esta, contrario a Inglaterra, no desarrolló un proyecto de dominación.

Si Inglaterra emuló y copió a la China desde el siglo XVIII, EUA emuló a Inglaterra en el siglo XX. ¿Qué de raro tiene que China asimile de Occidente, si solo cumple el rito usual de los países emergentes respecto de los más avanzados? Roma aprendió de Grecia como la India de Inglaterra y Japón de EUA.

Pekín tiene las reglas más exigentes para normar la transferencia de tecnologías. Acusarla de robo ‘es demasiado simplista', según Jeffrey Sachs, profesor y director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia.

¿De quiénes adoptó Japón las armas que sustituyeron al samurai, si no de Occidente? ¿De dónde obtuvo EUA su tecnología coheteril, si no de los científicos nazis de Hitler? ¿Qué de raro tiene que China perfeccione experiencias ajenas sin que se la estigmatice? China está a la vanguardia de la tecnología 5G, porque invierte en investigación tecnológica más que EUA, el Reino Unido y Alemania juntos.

China hizo lo que antes hicieron los ‘Tigres de Asia', con la diferencia de que su pueblo no es un pequeño país que pueda ser intimidado; que tiene una población casi cinco veces la de EUA; que planifica su economía y castiga la corrupción; que sacó a 700 millones de la pobreza desde 1978, esperando eliminarla totalmente en 2020, y que China hizo una revolución.

Fue su revolución lo que aseguró la independencia china, algo que no tuvieron ni tienen los ‘Tigres de Asia', salvo Vietnam. China decidió no ser sometida nuevamente; no intervenir en asuntos ajenos; no imponer su modelo a nadie y respetar el derecho internacional.

EUA tiene casi mil bases militares alrededor del mundo; China, una sola, en Djibouti. Según el expresidente Carter, EUA es la nación más beligerante de la historia, por haber disfrutado de tan solo 16 años de paz en sus 242 años de existencia.

‘China se está adelantando a EUA. Porque, mientras Washington se dedica a guerrear en otros países, China aprovecha para impulsar su economía. EUA ha pasado el 93 % de su existencia, es decir, 222 años, implicado en guerras y conflictos'. Desde 1979, pregunta Carter, ‘¿saben cuántas veces China ha estado en guerra con alguien? Ninguna. Y (nosotros) hemos permanecido en guerra desde entonces' (Julio Yao: ‘China, la potencia más belicosa del mundo', Alai-Amlatina, 22 abril 2019).

Lo que hace EUA con China es convertirla en su chivo expiatorio (‘scapegoat') para culparla de sus errores y fallas y del aumento de la desigualdad social en EUA; de sus fracasos en política internacional y en sus guerras; de su pésima gobernanza; de su escandalosa ineptitud, racismo y xenofobia.

China es virtualmente la primera potencia económica; ha logrado grandes avances sociales y antepone su dignidad nacional ante potencias agresoras, a las que invita a crear un mundo mejor, aunque también China está dispuesta (lo ha dicho su ministro de la Defensa) a dar la batalla si se le cierra el camino.

Según Jeffrey Sachs, EUA hace de China chivo expiatorio de su creciente desigualdad social , acusándola, sin pruebas, de no respetar las reglas del comercio internacional y amenazar su sacrosanta ‘seguridad nacional'. Paradójicamente, es EUA quien hace lo primero e inventa la segunda.

Para ocultar su incompetencia e irresponsabilidad, EUA acusa a China de romper promesas y destruir su economía. Su objetivo verdadero es destruirla y eliminarla para perpetuar la hegemonía unipolar de Washington, a lo que China ha dicho: ‘No way!'.

Como ha dicho el profesor Sachs: ‘EUA y China deben negociar y desarrollar mejores reglas para el comercio bilateral y multilateral, en lugar de pensar en guerras con amenazas unilaterales y acusaciones paranoicas (‘China is not the source of our economic problems – corporate greed is (CNN)'.

ANALISTA INTERNACIONAL Y EXASESOR DE POLÍTICA EXTERIOR.