La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Vicente A. Caballero Díaz

Columnistas

Importancia del Ministerio de Cultura

Me he referido a este importante tema en otras ocasiones y vertía mis apreciaciones en torno a las gestiones culturales

Me he referido a este importante tema en otras ocasiones y vertía mis apreciaciones en torno a las gestiones culturales que, en ese sentido, se dejaron sentir a partir del año de 1963, en la ciudad de Santiago, por quienes incursionábamos por las complejas sendas del rescate de los valores culturales y arqueológicos en Veraguas. A partir de estos momentos, se fue consolidando lo que actualmente se conoce como ‘El Patronato Pro Cultura en Veraguas', con personería jurídica desde 1995, un paso significativo, luego de haberse creado el Museo Regional de Veraguas, mediante la Ley 27 de 17 de diciembre de 1992, la cual tuve la iniciativa de presentar en el pleno legislativo.

A mi juicio, el Ministerio de Cultura, lejos de convertirse en un ente burocrático, ha de aglutinar los grupos humanos como protagonistas del desarrollo cultural, incursionando las facetas del quehacer cultural vírgenes en el territorio nacional componente del patrimonio humano.

Ahora estaremos hablando de una nueva figura cultural que apunta hacia las riquezas y las tradiciones naturales en los campos, en el área indígena y, en los pueblos en general que, indirectamente viven marginados y que tienen que ver con las ‘industrias culturales'.

Esta trascendental decisión es un acto que significa innovar la cultura de cara al desarrollo nacional. La cultura tiene un lugar y un rol meritorio que cumplir, por lo cual hay que dotar de los recursos y de una capacidad operativa. Pues, la cultura debe estar al lado de otros ministerios y por ello aprecio con mucha satisfacción el paso dado por el próximo presidente al instituir este nuevo ministerio.

Recientemente, el Patronato Pro Cultura en Veraguas creó el Concurso Provincial de Violines con proyección nacional. Dicho sea de paso, existe en la Comisión de Educación de la Asamblea el proyecto de ley que pretende instituir este evento cultural todos los años, en Santiago, cuna de las tradiciones, del folclor y del violín, donde durmió el sueño de los muertos, pero que podría retomar el Ministerio de Cultura y darle el lugar merecido.

Estamos frente a un singular reto. Se requiere mayor exigencia y planificación en la utilización de los recursos humanos, pues existen museos regionales, casas de la cultura, monumentos históricos, monumentos conmemorativos y sitios de interés nacional; contamos con un canal de TV, emisora estatal y una variedad de medios dispersos que hay que contabilizar y que, definitivamente, merecen una centralización o dirección atinada en el nuevo ministerio a inaugurar próximamente.

Finalmente, el Ministerio de Cultura, de la mano con el Ministerio de Educación y otros organismos, ha de reforzar los programas y objetivos que el Estado realizaría en beneficio de la niñez y la juventud, contra la delincuencia, los desajustes sociales y libertinaje que desfigura el proyecto educativo y programas sociales por el encuentro positivo de la mejor calidad de vida, ante los retos actuales que esquilman frente al arrastre de la violencia.

DOCENTE Y EXLEGISLADOR.