La Estrella de Panamá
Panamá,25º

21 de Sep de 2019

Avatar del Marco A. Gandásegui, Hijo

Marco A. Gandásegui, Hijo

Columnistas

Trump y 2020: entre el pánico y las guerras étnicas

Pocos observadores pronosticaban hace dos años y medio el impacto que tendría el presidente Donald Trump

Pocos observadores pronosticaban hace dos años y medio el impacto que tendría el presidente Donald Trump sobre el mundo una vez instalado en la Casa Blanca. De igual manera, muchos fueron sorprendidos por las políticas que aplica al interior de su país. En el caso de América Latina, actúa con total desprendimiento de las leyes internacionales y sin respeto alguno para con sus pueblos.

A escala global ha causado pánico, entre los financistas y especuladores, su declaración de guerra comercial contra la R. P. de China. A esta preocupación se suma la incertidumbre, ya que ni su círculo íntimo de colaboradores sabe cual va a ser su próximo paso. Descartó el Acuerdo del Cambio Climático. Abandonó el pacto firmado con Irán para evitar la proliferación nuclear. Sigue activo en el Medio Oriente, provocando zozobra desde Afganistán hasta Libia. En África subsahariana avala golpes militares, masacres y toda clase de atropellos, con el fin de mantener ese continente en un estado de inestabilidad permanente. Algo parecido promueve en Europa, dividiendo el ‘Viejo Mundo', exigiendo que se militarice (OTAN) y que se someta a las reglas comerciales que impone la Casa Blanca.

Durante la campaña de 2016 avisó que pondría fin a las propuestas de ‘globalización', a los tratados comerciales regionales y a las políticas para frenar el ‘cambio climático' impulsadas por sus tres predecesores por casi 25 años. Cumplió con su palabra y, además, rompió con el pacto silencioso con China, se acercó a Rusia y apoyó la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Todo bajo una consigna: ‘Hagamos a EE.UU. grande nuevamente'. En el plano interno, ha generado una guerra entre los proteccionistas y los partidarios de la globalización. También ha dado pasos hacia atrás en la historia, exacerbando las diferencias entre las etnias eurodescendientes (‘blancos') y los afroamericanos (‘negros'). Logró meter en una sola categoría a negros, chocolates, orientales y aborígenes (pueblos indígenas) que son denominados no-blancos. Los latinoamericanos, desde Argentina a México, pasando por los demás países, los llaman latinos (chocolates). Los blancos se están organizando en un movimiento de ‘supremacistas' que gana adeptos, entre otras razones, gracias a los discursos del propio Trump.

Ya está en campaña presidencial, preparándose para las elecciones de noviembre de 2020. En 2016 derrotó a la favorita Hillary Clinton sobre la base de un discurso negativo que acabó con sus contrincantes republicanos y demócratas. A la exprimera dama la acusó de ‘ladrona' (‘crooked') y a sus correligionarios los insultaba en los debates televisivos. Su estrategia, aunada a una crítica demoledora a la desindustrialización, provocada por las políticas neoliberales, le dio el triunfo.

Trump calcula que puede conservar esa ventaja alcanzada en 2016 e, incluso, aumentarla ganando en otros estados que perdió en las elecciones pasadas. Los demócratas opinan lo contrario. En estos momentos hay varios precandidatos demócratas que le llevan ventaja en las encuestas.

Las elecciones en 2020 van a ser un referéndum de aprobación de Trump. El magnate de Manhattan apuesta a que el crecimiento de la economía (sin empleos decentes), a la muralla en la frontera con México (que no avanza) y su discurso étnico (que polariza), movilizarán el voto de su base social el próximo año.

Los demócratas tienen varias cartas en la mano. La principal es la poderosa maquinaria del ‘establishment' que tiene recursos financieros de sobra y controla la mayoría de los medios. Tienen 20 precandidatos, pero ninguno tiene la fogosidad de Trump. Pareciera que los demócratas tampoco tienen un programa coherente que pueda entusiasmar la masa votante. La nueva ‘izquierda' tiene la fogosidad para derrotar a Trump, pero todavía no ha construido su base social.

Si no pasa algo significativo antes de noviembre de 2020, el que gane los votos del colegio electoral lo hará por la mínima diferencia.

PROFESOR DE SOCIOLOGÍA DE LA UP E INVESTIGADOR ASOCIADO DEL CELA.