La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Pedro Moreno-Patiño

Columnistas

Polarización de poderes económicos

El tema inmediato que acontece es el caso del expresidente Martinelli que, aún sin eximirlo de sus culpas y delitos

Nuestra Patria afronta y enfrenta una grave crisis institucional, los poderes del Estado son utilizados a favor de los poderes económicos dominantes, quienes con sus estrategias y maniobras políticas ponen, impulsan, financian candidaturas políticas, logrando su importante cuota de poder para recibir los beneficios político-económicos en base a sus enormes aportes a las campañas electorales y con sus articulaciones políticas que se muestran hasta la saciedad en los medios televisivos a diario, inyectando a la incauta ciudadanía criterios prefabricados desde sus refrigeradas y grises oficinas.

La Ciencia Política, nos enseña la herramienta del Análisis de Coyuntura, como metodología del análisis político para efectivamente acercarnos objetivamente a descifrar los diferentes hechos políticos que acontecen con sus elementos básicos como la identificación de los actores en conflicto, los escenarios, el imaginario, las perspectivas entre otros, que, aunque para ejecutarlo se requiere un profundo estudio, nuestra sociedad, los ciudadanos tienen esa rápida intuición para comprender los hechos políticos fácticos que suceden en nuestro país.

El tema inmediato que acontece es el caso del expresidente Martinelli que, aún sin eximirlo de sus culpas y delitos, fue sometido a un Proceso Penal sumamente irregular y selectivo, producto del antojo del hoy expresidente Varela, como máximo representante de sus promotores económicos.

Ciertamente esta crisis institucional no es nueva, sino que es el reflejo evidente de la forma como se manipula un Estado por causa y cuenta de los enfrentamientos entre poderes económicos rivales y el atropello consecuente al que queda expuesto el país, al estar a merced de estas pugnas de poder, tal cual se exterioriza en la criolla comunidad tribal, que para su sobrevivencia procuran la permanencia del statu quo o el orden de lo establecido que se heredan en los Gobiernos sucesivos posinvasión.

Sus interlocutores, quienes tienen los medios de prevalencia e incidencia, aprovechan estos acontecimientos recurriendo a los discursos para señalar, endilgar a sus adversarios las actuaciones de corrupciones, siendo ellos también partícipes de los mismos. Sus métodos de influencia son los llamados a manifestarse en contra de la corrupción de manera exclusiva e inducida, acusando a un solo Órgano del Estado, cuando hay que recordarles que la corrupción no es espontánea, sino que es de doble vía, siendo sus iniciales actores los privados a quienes en ningún momento han sido señalados por estos frentes improvisados y que mágicamente han descubierto y denunciado que recién ocurre en nuestro país.

Sus tareas e intenciones son claras, que es constituir una nueva plataforma política que les otorgue un falso liderazgo, aupado por sus gestores los flamantes empresarios dueños también de medios de comunicación televisados, el cual también incluye un editorial televisivo de la Iglesia católica.

Debemos aceptar que estamos ante un Estado fallido, el nuevo Gobierno lo sabe, lo intenta disimular, oferta una casi imperceptible fórmula de cambio a través de las cosmetológicas reformas a la Constitución.

¿Tenemos recursos para cambiar? Absolutamente sí, hay que tener la madurez política suficiente para reconocer que estamos frente a un Estado fallido; por tanto, debemos confiar nuestras justas reclamaciones sociopolíticas y económicas a quienes realmente hayan tenido la trayectoria de entrega, lucha, preparación y sacrifico por nuestra Patria, no a un lote de repentinos oportunistas que enuncian que existe una polarización de fuerzas. Contrario a ello, lo que existe en la actualidad es fiel representación de lo que es una polarización de poderes económicos. ¡Acción!

CIUDADANO INDEPENDIENTE.