La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Nov de 2019

Virgilio Correaopinion@laestrella.com.pa

Columnistas

Nueva ideología latinoamericana: ¿incluyente o excluyente?

Gracias a mi madre, que pudo morir a una hora precisa y exacta, como la mayoría de sus actuaciones durante sus casi cien años de vida, logramos asistir a las elecciones municipales y de gobernadores en nuestra hermana República colombiana y después poderla enterrar con alegría y paz, para así narrar, a su memoria, nuestra experiencia vivida en esos comicios municipales y departamentales, desde la Quinta de Bolívar y bajo la neblina de octubre en la calle 21 “cul de sac”, desde el corazón de Bogotá.

Los bogotanos eligieron de burgomaestre por más de un millón de votos, y por la primera vez, a una mujer (32.5 % de boletas).

Esa alcaldesa proviene de la clase media y toda su familia la acepta como es, por amor y por ser incluyentes, ella es lesbiana y tiene como pareja a otra política: una senadora de la República. La unión perfecta en tiempo de cólera social.

Bogotá se viste de lujo con una pareja del mismo sexo: La senadora y la alcaldesa. Nadie más tiene ese honor por aquí, honrando así la ciudad preferida de Simón Bolívar en pleno siglo XXI. Seamos incluyentes como el ideal del Libertador.

No nos interesa el sexo de ambas. Solo nos interesan sus conquistas ciudadanas en la Fuerza Verde, y aquellas de la Tierra en general. Luchar por una mejor sociedad: igualitaria, fraterna y libre. Eso es ser incluyente sin prejuicios obsoletos.

Ambas son seres humanas, inteligentes e incluyente y eso basta. Algo no visto hasta ahora en nuestra región latinoamericana.

Si bien es cierto que los magistrados de las cortes supremas europeas decidieron que el matrimonio solo se puede aceptar legalmente entre parejas de sexos diferentes, a Claudia y Angélica, eso las tiene sin cuidado, toda vez que ellas saben, que les irá mucho mejor sin estar casadas por lo civil y por la iglesia. ¡Son ciudadanas libres de este planeta y eso es suficiente!

Hemos querido poner de relieve el elemento del sexo de la famosa alcaldesa de Bogotá 2020-2024, para tratar de explicarles que ya se quedaron atrás las viejas luchas políticas entre derecha e izquierda, entre comunistas y liberales, entre socialistas y conservadores, ahora el pueblo que vota le interesa más entre la ideología de inclusión y la excluyente. Veamos qué pasó en Colombia el domingo 27 de octubre.

El gran perdedor fue el partido de la derecha de Álvaro Uribe Vélez, la gran mayoría de sus candidatos perdieron por todos lados, justamente por su arrogancia excluyente y a veces su prepotencia genética clásica. Van a tener que reinventarse después del tsunamis de civilización iniciado este año.

También perdió la izquierda radical siglo XXI de Gustavo Petro Urrego. Estos también son en partes excluyentes y en otros casos muy prepotentes, por eso quedaron de la mano: Morris-Rincón (14 %) y Uribe-Turbay (13.5 %). Estos son los extremos del nuevo escenario bogotano, ¡muy pocos los quieren por ser excluyentes! Los primeros viven con una ideología aberrante y los segundos están por defender solo sus intereses personales. Por eso quedaron de tercero y cuarto y muy lejos de Claudia López Hernández.

¿Quiénes ganaron entonces? Bueno, ganaron todos aquellos candidatos que promovieron la ideología INCLUYENTE. ¿Y qué es esa ideología incluyente? En principio se trata de una intención real de resolver los problemas sociales de una nación, poniendo de relieve las soluciones inteligentes para cada problema encontrado, dejando de lado las ideologías y los intereses personales. Es obvio que se trata de resolver los problemas de las mayorías, y esa mayoría la conforman las clases medias, porque son las mayorías en el mundo entero. Los ricos y pobres no son mayorías y sus aspiraciones contrastan con la política incluyente de la clase media. Siendo ambos los de las contradicciones por ser minoritarios, se convierten en una amenaza para el equilibrio social solicitado, por aquellos que son los que cargan con el 85 % de las cargas del Estado, y cada día reciben menos. Es por esto que la América Latina está colapsando ahora mismo.

Empresario