Panamá,25º

17 de Nov de 2019

Enrique Castilloopinion@laestrella.com.pa

Columnistas

Un congreso más, pero un objetivo diferente

Congresos van y congresos vienen. Importantes conclaves científicos y técnicos se realizan para elevar el nivel de conocimientos en un área cognitiva de una actividad en particular.

Congresos van y congresos vienen. Importantes conclaves científicos y técnicos se realizan para elevar el nivel de conocimientos en un área cognitiva de una actividad en particular. Básicamente, casi siempre, ese es el objetivo de estos eventos. Si se logra el propósito o no, eso es otra cosa.

En medio de las turbulencias y la vorágine social de las declaraciones de un diputado, las manifestaciones violentas de ciudadanos y otros elementos, la intervención del presidente de la República con un mensaje a la nación, las contradicciones por las declaraciones entre el primer vicepresidente del Órgano Legislativo y el presidente del mismo en torno a la posible suspensión de las posteriores discusiones sobre las reformas constitucionales, pero desmentidas por este, y que son impulsadas por el Ejecutivo y aprobadas por la Asamblea Nacional, y la presencia de las calles y avenidas adornadas del tricolor nacional, anunciando la celebración de las efemérides patrias, presagian un posible noviembre convulsionado, salpicado de maniobras, escaramuzas y la participación de distintos sectores de la vida nacional. Observaremos la flexibilidad, el “efecto bambú” en cuanto a la inclinación en una u otra dirección, en función de las características de los diferentes escenarios. Estaremos atentos a los acontecimientos.

Frente a este cuadro escénico de la coyuntura actual y que puede servir a mediano y largo plazo, con sus aportes y conclusiones, por la importancia que reviste, acaba de concluir recientemente el IX Congreso Nacional de Ingenieros Agrónomos de Panamá, “Innovación y Desarrollo por el Agro Panameño”, organizado por el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Panamá (Cinap).

Acudió al evento una concurrencia que rebasó las más conservadoras expectativas, superando los parámetros estimados de participación. Técnicos, productores, funcionarios, docentes, científicos, investigadores, expositores nacionales e internacionales con brillantes exposiciones y autoridades al más alto nivel del sector público agropecuario, se hicieron presentes. Ponencias e investigaciones de gran calibre intelectual académico y de actualidad en el campo agropecuario.

“[...] acaba de concluir [...] el IX Congreso Nacional de Ingenieros Agrónomos de Panamá, “Innovación y Desarrollo por el Agro Panameño” [...]”

Los discursos no se hicieron esperar. Una tenue luz en el horizonte, parece avizorar, un lento redireccionar y corrección del rumbo oficial, en materia del agro, por las urgentes medidas que se están tomando y que era la aspiración de los Sres. Productores y que requería lo más pronto posible el alicaído sector primario de la economía nacional. De manera similar, que en la coyuntura del momento actual, estaremos vigilantes, observando y actuando.

Se discutieron y analizaron temáticas tales como: Agricultura Familiar y Desarrollo Sostenible, la Agricultura ante el Cambio Climático y su Mitigación y Adaptación, Agrotecnología, Recuperación de Agroecosistemas Vulnerables, Producción de Alimentos con Bajas Emisiones, Función de los Agroparques, Biotecnología, Avances en Producción in vitro de Embriones, Agronegocios, así como otros temas de importancia. Paralelo al Congreso se realizó el Primer Simposio Científico con trabajos de un nivel académico excepcional. En fin, de manera objetiva e imparcial, incluyendo la opinión de numerosos colegas, fue un Congreso con otras connotaciones. Salvo, ciertas excepciones, uno que otro detalle, de ninguna manera deslucieron la actividad.

Fueron casi tres días de intensa jornada. Debates, discusiones, intercambio de ideas, presentaciones magistrales. Un conferencista internacional no pudo llegar por problemas de visado, la tarjeta de inscripción no estuvo confeccionada a tiempo ni el material entregado oportunamente, pero la atención esmerada de algunas colegas damas, subsanaron cualquier error o anomalía involuntaria.

Entonces, este IX Congreso, pudiera interpretarse como una “reunión o junta de varias personas para deliberar sobre algún asunto o negocio”, pero no fue así. Con el respeto que nos merece cualquier acción de numerosas profesiones y procesos, el nuestro cumplió su propósito y objetivo, al igual que las conclusiones, observaciones y recomendaciones, van a contribuir al aumento del conocimiento de los que asistieron y los que tendrán la oportunidad de leer posteriormente las mismas, así como al desarrollo y fortalecimiento del agro panameño.

Los acontecimientos nacionales prosiguen su dinámica en la praxis y la dialéctica histórica. Pero el IX Congreso dará de qué hablar por buen rato.

Ingeniero agrónomo y presidente nacional del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Panamá (Cinap).