Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Columnistas

Controlar la tala

Los incrementos de la temperatura, la disminución de las lluvias y el cada vez más dramático problema de la sequía es un tema que preocupa a todos.

Los incrementos de la temperatura, la disminución de las lluvias y el cada vez más dramático problema de la sequía es un tema que preocupa a todos. El cambio climático es una realidad incuestionable y que tiene efectos en todo el mundo. Panamá es un país donde las lluvias son más que en cualquier país del mundo y la abundancia de agua es una de sus características. El problema que enfrentamos los panameños es la inconsciencia de algunos pobladores que inmisericordemente están talando los bosques. El problema es mayúsculo cuando las autoridades saben de esta situación, pero ni frenan la tala ni promueven la reforestación. Para 2012, la República de Panamá contaba con una cobertura boscosa de 4 982 159.21 hectáreas, pero para 2019 se redujo a 4 925 789.72 hectáreas. En pocas palabras, los panameños perdemos ocho mil hectáreas por año de la cobertura boscosa. Las preguntas que caben son: ¿Cuántas hectáreas vamos a perder en 2020?, o, ¿cuántas hectáreas vamos a recuperar en 2020? Lo peor es que las autoridades saben que la tala de los bosques, principalmente de Darién, es para sacar madera que luego se exporta a los mercados de Asia. Aquí hay unos empresarios corruptos que se confabulan con campesinos desalmados y autoridades permisivas que hacen de la tala un negocio muy lucrativo. Lo que hay que hacer es aplicar la ley como debe ser y sancionar la tala en el país, cuyos efectos lo estamos sintiendo todos. ¡Así de simple!