03 de Dic de 2021

Columnistas

El desafío de Polonia a la UE: ¿se dará un 'Polexit'?

“[…] Polonia ha lanzado un trascendental reto a Bruselas con la sentencia del Tribunal Constitucional que establece que el derecho polaco prima por encima del europeo […]”

La decisión del Tribunal Constitucional polaco de primar las leyes del país por sobre de las europeas abre una crisis que abre la puerta a un posible “Polexit”, al estilo del “Brexit”.

La Unión Europea (UE) podría enfrentarse a un nuevo caso de escisión comunitaria. Cinco años después del “Brexit”, la salida del Reino Unido del club, Polonia ha lanzado un trascendental reto a Bruselas con la sentencia del Tribunal Constitucional que establece que el derecho polaco prima por encima del europeo, declarando inconstitucional parte del tratado de adhesión a la UE. ¿Podría producirse un “Polexit”?

Fue a petición del primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, que el Constitucional dictaminó la primacía del derecho nacional por encima del europeo, un golpe que desafía la soberanía de la UE. Y esa petición se debió a la sucesión que el Tribunal de Justicia europeo ha lanzado a Varsovia, por polémicas reformas, como el régimen disciplinario a los jueces que socava su independencia y por crecientes problemas como el deterioro de la libertad de prensa.

Ese alud de enfrentamientos -a los que ya se ha sumado la Hungría de Viktor Orbán- ha hecho que reflote la idea de una posible salida de Polonia de la UE. La sentencia del Constitucional polaco enumera el “Polexit” como una posibilidad ante el choque de derechos.

La decisión del máximo órgano judicial de Polonia es una piedra en la relación del país con Bruselas, pues viola uno de los principios fundamentales del club comunitario que establece que el derecho europeo prima sobre el derecho nacional, que las sentencias del TSJ UE son vinculantes para todos los países de la UE y que ese organismo puede anular todo lo que atente contra el derecho europeo.

La decisión del Constitucional polaco de invalidar los artículos 1 y 9 de los tratados de la UE como inconstitucionales puede hacer tambalear la estabilidad del bloque y llevar a otras naciones a sumarse al reto. Hungría ya lo ha hecho. La alianza de Orbán imposibilitaría la suspensión de Polonia como miembro de la UE, pues para aplicarse se necesita unanimidad. La expulsión de un Estado miembro no está contemplada en los tratados.

Una vía que sí queda abierta es la de las sanciones. Bruselas mantiene bloqueado el plan de recuperación polaco que supondrá el desembolso de 36 000 millones.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha asegurado que “no dudará en hacer uso de sus poderes en virtud de los tratados” para revertir la sentencia polaca. Aunque no se han detallado medidas concretas, Bruselas puede demandar a Polonia, lo que está previsto que suceda más pronto que tarde.

Como diríamos en Panamá, a la Unión Europea se le está “yendo la mano en pollo”.

Asesor empresarial.

***