14 de Ago de 2022

  • Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

    Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

Lo que mal empieza...

El presidente de la Asamblea Nacional, Rubén De León, prometió que ayer daría explicaciones, no lo hizo

A menos de una semana en el cargo, el nuevo presidente de la Asamblea ya incumplió su primera promesa. Durante los días que sucedieron a su victoria, Rubén De León juró —cada vez que pudo— que ayer, lunes 6 de julio, le informaría al país cuáles fueron los compromisos adquiridos con aquellos sectores que lo respaldaron para que pudiera presidir el palacio Justo Arosemena. Llegó el lunes y nos quedamos esperando. Lo peor es que no hubo una explicación de por qué no se dijo nada. Irresponsable actitud cuando en el ambiente está la duda de que el 1 de julio hubo grandes reparticiones de dinero, promesas de favores que involucran no solo a los parlamentarios, sino a los órganos Ejecutivo y Judicial. ¿Qué podemos esperar de alguien que, con tal de cumplir su capricho, no solo fracturó a su partido (en el que, orgulloso lo dice, lleva ya 30 años), sino a todos los colectivos del país? ¿Qué podemos esperar de quien alcanzó el poder forzando que se incumplieran pactos y promesas? El diputado presidente dice que es distinto a Crispiano Adames y Benicio Robinson; sin embargo, cae en las mismas prácticas que tanto se les critican. Rubén De León: Si está del lado correcto, como pregona, demuéstrelo no solo dando las explicaciones necesarias; sino, haciéndolo cuando dice que lo hará, pero no engañe. No queremos pensar que todo lo que mal empieza, mal termina.