La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

De hipocresías y milicos

Aparte de ello, fomentó la fusión de los servicios marítimos y aéreos en lo que hoy se denomina Senan y creó el Servicio Nacional de Fronteras.

En 1968, el Gobierno recién estrenado de Arnulfo Arias, sufrió un golpe de Estado, cuyo régimen militar duró 21 años. Tras la invasión estadounidense en 1989, una vez asumió el nuevo Gobierno encabezado por el arnulfista Guillermo Endara Galimany (q. e. p. d.), se empezaron las gestiones por cambiar la Constitución, cuyo primer intento fracasó en las urnas, pero luego se materializó a través de las dos Asambleas. Uno de los cambios prioritarios de la Constitución fue acabar con la militarización. Así fue como, incluso, los rangos universales fueron cambiados y en lugar de mayor, aquí hay comisionado. Pero el cambio primordial fue que el director de la Policía sería siempre un civil. Sin embargo, cuando el expresidente Martín Torrijos nombró al militar Daniel Delgado Diamante como ministro de Gobierno, se fomentaron nuevos cambios y volvía a que un militar o policía dirigiese la Policía Nacional. Aparte de ello, fomentó la fusión de los servicios marítimos y aéreos en lo que hoy se denomina Senan y creó el Servicio Nacional de Fronteras. Pero además, pasó la entonces Policía Técnica Judicial a manos de la Policía y desde entonces se denominaría Dirección de Investigación Judicial. Justo en medio de la campaña electoral, el entonces candidato Ricardo Martinelli firmó un compromiso de que no ejecutaría los cambios propuestos por Delgado Diamante y Torrijos, pero en el poder, los desarrolló en su totalidad. Hoy hay un nuevo Gobierno arnulfista y no pocos en la sociedad dudan de que el país se ha remilitarizado. Incluso, la inteligencia del Gobierno está en manos de militares y hasta las cárceles están tomadas, lo que no deja dudas de que se vive en un país de hipocresías y milicos.