La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

Al maestro con honor

La realidad es que el docente es un profesional que su virtud es enseñar a otros a que alcancen los máximos grados de profesionalismo.

El último mes del año irrumpe con un homenaje merecido a quienes se dedican a la noble tarea de enseñar. Y es que cada sociedad depende de sus maestros para levantarse, crecer, desarrollarse... Sin los maestros, el conocimiento es más esquivo y a los países les es más difícil enfrentar los retos que se les presenten. Sin embargo, hay ocasiones en que la sociedad pierde su norte y descuida cuestiones tan elementales como quien permite que las columnas de un edificio se empiecen a corroer y no las corrige a tiempo. Es justo lo que ha pasado en Panamá, donde los docentes son arrinconados con epítetos y frases soeces que desilusionan y promueven la fuga de pedagogos. Panamá ha atravesado por esa etapa y hoy miles de personas coinciden en que si el país no centra sus esfuerzos en mejorar la educación, seguirá pariendo diputados corruptos, funcionarios corruptos o presidentes corruptos. Por años se ha tratado a los docentes como ‘pedigüeños y huelgueros', sin verdaderamente entrar a analizar qué pasa con la docencia en Panamá. La realidad es que el docente es un profesional que su virtud es enseñar a otros a que alcancen los máximos grados de profesionalismo. Es por eso necesario volver a colocar al docente en un sitio de honor en la sociedad y evitar desincentivar a los niños que desde su corta edad se inclinan por la docencia. Ser maestro es un orgullo, a todos esos docentes que, pese a los epítetos y palabras hirientes, se mantienen estoicos en su noble labor de la enseñanza: ¡Feliz diciembre, gracias maestros!